Página 4 de 11


Cowley

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Abraham Cowley

Actividad/ Nacionalidad: Poeta inglés

Época: 1618-1667

Obra citada indirectamente: Poetic Blossoms (Flores poéticas)

Comentarios: Cowley aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “At the early age of fifteen Cowley published a volume entitled Poetic Blossoms, containing, amongst other pieces, "The Tragical History of Pyramus and Thisbe", written when he was only twelve years old. (1) Martí solo traduce: “…Cowley escribía versos mitológicos a los doce años.” (18:397) Como se observa, Martí, sustituye la referencia directa a la obra de Cowley  por una simple alusión a su contenido mitológico y no menciona obra alguna. Flores poéticas fue publicado en 1633 y en su contenido figuran cinco poemas que incluyen además del título mencionado por Smiles: Constantia and Philletus,  Dream of Elysium, Elegy on the Death of Dudley Lord Carlton y otra elegía. No hemos hallado otras referencias de este personaje en la obra martiana. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 89.  En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Abraham Cowley


Crabbe 

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: George Crabbe

Actividad/ Nacionalidad: Poeta y naturalista inglés

Época: 1754-1832

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Crabbe aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “Crabbe, when a surgeon's apprentice in Suffolk, filled a drawer with verses, and gained a prize for a poem on Hope, offered by the proprietors of a lady's newspaper.” (1) La traducción de Martí en Músicos poetas y pintores toma solo la primera parte y elimina el lugar donde Crabbe era  aprendiz de cirujano, la referencia al premio a la vez que la alusión al poema: “Crabbe llenó de versos toda una gaveta, cuando estaba de aprendiz de cirujano…” (18:399)  En el resto de la obra martiana hay una sola referencia a Crabbe en  sus fragmentos donde dice: “…el que no rechaza al persa por el color, ni un Crabbe por la virtud, ni a Byron por el desorden, ni los desdeña por no ser de su gusto el carácter o la poesía, sino las aprecia por lo sincero…” (22:101) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 93-94. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

George Crabbe


Crises   

Artículo: La Ilíada de Homero

Nombre completo: Crises 

Actividad/ Nacionalidad: Mitología griega

Época: No aplica      

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Este personaje tiene una aparición en el artículo La Ilíada de Homero. Al principio, como parte de la presentación de los personajes y la trama Martí explica: "Por una prisionera fue la disputa de los reyes, porque Agamenón se resistía a devolver al sacerdote troyano Crises su hija Criseis, como decía el sacerdote griego Calcas que se debía devolver, para que se calmase en el Olimpo, que era el cielo de entonces, la furia de Apolo, el dios del Sol, que estaba enojado con los griegos porque Agamenón tenía cautiva a la híja de un sacerdote..." (18:327) En el resto de la obra martiana solo hemos hallado una referencia de Crises en su traducción de Antigüedades Griegas, donde menciona el "...año cuadragésimo octavo del sacerdocio de Crises en Argos..." (25:83) Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo del Centro de Estudios Martianos (1)  REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero Edición Crítica, 101 pp.

Crises suplicando a Agamenón por su hija Criseis (360–350 BC). Museo del Louvre


Criseis     

Artículo: La Ilíada de Homero

Nombre completo: Criseis  o Criseida 

Actividad/ Nacionalidad: Mitología griega

Época: No aplica      

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Este personaje tiene dos apariciones en el artículo La Ilíada de Homero. Al principio, como parte de la presentación de los personajes y la trama Martí explica: "Por una prisionera fue la disputa de los reyes, porque Agamenón se resistía a devolver al sacerdote troyano Crises su hija Criseis, como decía el sacerdote griego Calcas que se debía devolver, para que se calmase en el Olimpo, que era el cielo de entonces, la furia de Apolo, el dios del Sol, que estaba enojado con los griegos porque Agamenón tenía cautiva a la híja de un sacerdote; y Aquiles, que no le tenía miedo a Agamenón, se levantó entre todos los demás, y dijo que se debía hacer lo que Calcas quería, para que se acabase la peste de calor que estaba matando en montones a los griegos, y era tanta que no se veía el cielo nunca claro, por el humo de las piras en que quemaban los cadáveres. Agamenón dijo que devolvería a Criseis, si Aquiles le daba a Briseis, la cautiva que él tenía en su tienda." (18:327) No hemos hallado otras referencias de Criseis en el resto de la obra martiana. Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero Edición Crítica, 101 pp.

Odiseo devuelve a Criseida

a su padre, cuadro de

Claude Lorrain (1644)


Cristóbal 

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Johann Christoph Bach

Actividad/ Nacionalidad: Organista y compositor aleman

Época: 1671-1721

Obra citada: Ninguna

Comentarios: Cristóbal aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men Smiles escribe: “John Sebastian Bach had almost as many difficulties to encounter as Handel in acquiring a knowledge of music. His elder brother, John Christopher, the organist, was jealous of him, and hid away a volume containing a collection of pieces by the best harpsichord composers.“ (1) Martí traduce el contenido en inglés textualmente: “A Sebastián Bach le fue casi tan difícil como a Haendel aprender la primera música, porque su hermano mayor, el organista Cristóbal, tenía celos de él, y le escondió el libro donde estaban las mejores piezas de los maestros del clavicordio.” (18:391) No hemos hallado otras referencias a este personaje en el resto de la obra martiana, si bien hay numerosas referencias sobre su hermano Johann Sebastian Bach. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 78. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Johann Sebastian Bach

hermano de Johann Christoph Bach


Cuauhtémoc

Artículo: La Exposición de París

Nombre completo: Cuauhtémoc  

Actividad/ Nacionalidad:  Último tlatoani mexica de México-Tenochtitlan.

Época:   1495 – 1525

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En su artículo La Exposición de París, como parte de la presentación del Pabellón mexicano, Martí escribe: "Como con un cinto de dioses y de héroes está el templo de acero de México, con la escalinata solemne que lleva al portón, y en lo alto de él el sol Tonatiuh, viendo como crece con su calor la diosa Cipactli, que es la tierra: y los dioses todos de la poesía de los indios, los de la caza y el campo, los de las artes y el comercio, están en los dos muros que tiene la puerta a los lados, como dos alas; y los últimos valientes, Cacama, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, que murieron en la pelea, o quemados en las parrillas, defendiendo de los conquistadores la independencia de su patria..." (18:417-418) Cuauhtémoc tiene múltiples referencias en la obra martiana. En dos de ellas hace alusión a la desunión entre los pueblos indios que contribuyó a su derrota, como leemos en su Folleto Guatemala de Edición de El Siglo XIX,  en México en 1878: “Cortés venció a Cuauhtémoc porque Xicoténcatl lo ayudó en la empresa…” (7:118) Esta idea está presente también en su discurso en la velada artístico-literaria de la Sociedad Literaria Hispanoamericana, el 13 de diciembre de 1889, cuando dice: “Por entre las divisiones y celos de la gente india adelanta en América el conquistador; por entre aztecas y tlascaltecas llega Cortés a la canoa de Cuauhtémoc…” (6:136) En discurso pronunciado en 1891 durante la velada de la Sociedad Literaria Hispanoamericana en honor de México la presenta como: “…la nación ceñida de palmeros y azahares que alza, como un florón de gloria, al cielo azul…[…]…el alma indómita que chispeaba al rescoldo en las cenizas de Cuauhtémoc, nunca apagadas.” (7:65) Cuauhtémoc está presente en su llamado a conocer y difundir lo americano. En Una visita a la Exposición de Bellas Artes en la Revista Universal de México de diciembre 29 de 1875, dice a los pintores americanos: “Copien la luz en el Xicoténcatl y el dolor en el rostro de Cuauhtemotzín…” (6:390) Y en su Poesía dramática americana, publicada en Guatemala en febrero de 1878 dice a los poetas: “¡Yo traigo conmigo conquistadores legendarios, tenaces conquistados, indias de oro, indios de hierro, rencores de raza, infortunios inmensos, fuertes cuerpos quemados en los valles, tiernas almas burladas y vendidas, plumas de Cuauhtemotzín, cascos de Hernán Cortés, lágrimas de Marina, crueldades de Alvarado! (7:175) Cuauhtémoc tiene varias menciones en su drama indio Patria y Libertad (18: 141-164), en su diario de Montecristi a Cabo Haitiano (19:212), en sus notas (19:428) y en sus fragmentos dentro de varios capítulos de la relación de Tomás Gage que Martí transcribió (22: 183-188) Para profundizar en este personaje y otros de La Exposición de París remitimos al interesado a la Edición Crítica del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La exposición de París Edición Crítica, La Habana, 141 pp.

Monumento de Cuauhtemoc

en el Zócalo de México

 


Cuitláhuac       

Artículo: La Exposición de París

Nombre completo: Cuitláhuac

Actividad/ Nacionalidad: Señor de Iztapalapa y hermano de Moctezuma

Época:  1476–1520 

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En su artículo La Exposición de París como parte de la presentación del Pabellón mexicano, Martí escribe: "Como con un cinto de dioses y de héroes está el templo de acero de México, con la escalinata solemne que lleva al portón, y en lo alto de él el sol Tonatiuh. viendo como crece con su calor la diosa Cipactli, que es la tierra: y los dioses todos de la poesía de los indios, los de la caza y el campo, los de las artes y el comercio, están en los dos muros que tiene la puerta a los lados, como dos alas; y los últimos valientes, Cacama, Cuitláhuac y  Cuauhtémoc, que murieron en la pelea, o quemados en las parrillas, defendiendo de los conquistadores la independencia de su patria..." (18:417-418) En la obra martiana hay una referencia a este guerrero azteca en su diario de Montecristi a Cabo Haitiano donde leemos: “Con mucho amor leí de Cacama, y de Cuitláhuac, que a cadáveres heroicos le tupían los cañones a Cortés.” (19:212) Para profundizar en este personaje y otros de La Exposición de París remitimos al interesado a la Edición Crítica del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La exposición de París Edición Crítica, La Habana, 141 pp.

Cuitláhuac

 


Daniel Schubart 

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Christian Friedrich Daniel Schubart

Actividad/ Nacionalidad: Poeta alemán, amigo de Schiller

Época: 1739-1791

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Schubart aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men Smiles escribe: “In Carlyle's Life of Schiller we find a curious account of Daniel Schubart, a musician, poet, and preacher. He was "everything by turns, and nothing long.” His life was a series of violent fits, of study, idleness, and debauchery. Yet he was a man of extraordinary powers, an excellent musician, a great preacher, an able newspaper editor. He was by turns feted, imprisoned, and banished. After flickering through life like an ignis fatuus, he died in his fifty-second year, leaving his wife and family destitute.” (1) Para Músicos, poetas y pintores Martí traduce: “El inglés Carlyle habla en su Vida del Poeta Schiller de un Daniel Schubart, que era poeta, músico y predicador, y a derechas no era nada. Todo lo hacía por espasmos y se cansaba de todo, de sus estudios, de su pereza y de sus desórdenes. Era hombre de mucha capacidad, notable como músico; como predicador, muy elocuente; y hábil periodista. A los cincuenta y dos años murió, y su mujer e hijo quedaron en la miseria. (18:393) No hay otras referencias de este personaje en la obra martiana. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 80. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Christian Friedrich Daniel Schubart


Dante

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Dante Alighieri

Actividad/ Nacionalidad: Escritor italiano

Época: 1265-1321

Obras citada directamente:  Vita nuova / Vida nueva

Comentarios: Dante aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men,  Samuel Smiles escribe sobre Dante: “Poets also, like musicians and artists, have in many cases given early indications of their genius especially poets of a sensitive, fervid, and impassioned character…[…]…Dante showed this when a boy of nine years old by falling passionately in love with Beatrice, a girl of eight; and the passion thus inspired became the pervading principle of his life, and the source of the sublimest conceptions of his muse.” (1) Para Músicos, poetas y pintores Martí traduce lo siguiente: “Los poetas también suelen dar pronto muestras de su vocación, sobre todo los de alma inquieta, sensible y apasionada. Dante a los nueve años escribía versos a la niña de ocho años de que habla en su Vida Nueva.” (18:395) Cuando se compara el texto original en inglés con la traducción de Martí, se observa que Smiles no incluye en su reseña de Dante a la obra Vida nueva. Por tanto, ésta fue añadida por Martí, si bien la misma sí aparece en Life and labour, pero no en su Capítulo III Great young men (que es el traducido) sino en su Capítulo IX titulado Single and married- Helps meet. (2) Cabría entonces preguntarse: si Martí respetó el contenido de Samuel Smiles sin hacer adiciones de obras en los restantes autores, ¿por qué hace una excepción con Dante e incorpora una obra donde Smiles no la había mencionado?  Posiblemente la clave nos la revela Luis Toledo Sande quien ofrece un resumen de citas de Martí sobre Dante y fundamenta la identificación martiana con el personaje italiano, señalando que –como Martí- Dante era un poeta extraordinario y fundacional, cuyas preocupaciones políticas y su condición de hombre de pensamiento lo enaltecían ante al Maestro. (3) Además, compartían ambos la experiencia del destierro político resumida en esta frase de Patria del 28 de enero de 1893: “…porque cada día entendemos mejor que, hoy como cuando el Dante, es salobre de veras el pan extranjero, y áspera de subir la escalera extraña…” (5:408). De hecho, es Dante una de la figuras que más referencias tiene en la obra martiana. Ya lo menciona al inicio de El presidio político en Cuba: "Dante no estuvo en presidio…[…]…Si hubiera sentido desplomarse sobre su cerebro las bóvedas oscuras de aquel tormento de la vida, hubiera desistido de pintar su Infierno. Las hubiera copiado, y lo hubiera pintado mejor". (1:45) En noticias sobre Italia de La Opinión Nacional de Caracas el 17 de noviembre de 1881 concluye diciendo:  “Donde amó Dante...[...]...alcanzó el hombre su más grande altura.” (14:194) Finalmente comentemos algo interesante. Otro elemento que surge de la comparación de ambos textos es que al hablar de Dante en Grandes jóvenes, Smiles menciona el nombre de la amada del poeta: Beatriz, pero Martí en La Edad de Oro lo elimina y lo sustituye por “la niña de ocho años de que habla en su Vida Nueva.” ¿No parece esto una evidente invitación de Martí a la búsqueda y la lectura? En sus Fragmentos, en un listado alfabético con el encabezamiento "Diccionario" aparece el nombre de Dante  junto al de otras 16 personalidades, cada una con un número al lado que parece ser los números de páginas correspondientes (22:127). REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 84. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Samuel Smiles. 1931. Chapter IX. Single and married- Helps meet. Pp. 326. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(3) Luis Toledo Sande 2003. Dante en Martí: del presidio a las estrellas. Sitio Web: http://www.granma.cubaweb.cu/l

Dante Alighieri

Portada de La Vida Nueva

Dante y Beatriz, del pintor  Henry Holiday, que imagina su encuentro en el Puente de Santa Trinidad


Demóstenes

Artículo: Las Ruinas Indias 

Nombre completo: Demóstenes       

Actividad/ Nacionalidad: Orador y político ateniense

Época: 384-322 AC  

Obras citadas directamente: Ninguna

Comentarios: En Las Ruinas Indias, como parte de un hábil juego comparativo donde Martí enfrenta las conductas y actitudes de personajes de diferentes nacionalidades, civilizaciones y épocas, en un claro interés de fundamentar la identidad universal del hombre, leemos: “…hay oradores que se levantan llorando, como el tlascalteca Xicotencatl, a rogar a su pueblo que no dejen entrar al español, como se levantó Demóstenes a rogar a los griegos que no dejasen entrar a Filipo…” (18:381) Alude Martí a los esfuerzos de este patriota ateniense para impedir la expansión del reino de Macedonia -en guerra contra Atenas- y motivar a sus compatriotas para oponerse a Filipo II de Macedonia. Los discursos políticos de Demóstenes contra Filipo II de Macedonia han pasado a la historia con el nombre de "filípicas". Se trata de cuatro documentos escritos entre 351 y 340 a. C., dirigidos contra el creciente poder macedonio, a quien veía como una amenaza, no sólo para Atenas, sino para todas las ciudades griegas. Debido a estos precedentes, la palabra filípica ha quedado como sinónimo de invectiva, censura acre, discurso hostil contra alguien. Hay varias menciones a este Demóstenes a lo largo de la obra martiana. En su trabajo sobre Cecilio Acosta en la Revista Venezolana del 15 de julio de 1881 dice: “Para Cecilio Acosta, un bravo era un Cid; un orador, un Demóstenes; un buen prelado, un San Ambrosio.” (8:163) En su artículo sobre Francisco Sellén en La Ofrenda de Oro, de Nueva York, en diciembre de 1890 dice: “De su pasión por los griegos sacó, severa como una estatua, La muerte de Demóstenes.” (5:194) En La Nación de Buenos Aires, el 9 de marzo de 1886 dice:“… el que dominando su dolor o interés saca un instante la cabeza por sobre las de los hombres, y los ve en marcha, en marcha como un ejército, aunque acá sigan alegres a Catilina y más allá vuelvan la espalda a Demóstenes, bien podría tenderse a morir, satisfecho de sus compañeros de batalla.” (11:383) En su poema Orilla de palmeras habla de “Demóstenes en brío” (17:284) y en uno de fragmentos leemos: “Demóstenes, el maestro perpetuo, cuando la honradez se llamaba moderación…”  (22: 283) Se menciona cinco veces en sus Antigüedades griegas y romanas, donde refiere constantemente “en los tiempos de Demóstenes…” (25:33)  REGRESAR

Demóstenes practicando la oratoria, cuadro de Jean Lecomte du Nouÿ


Diana

Artículo: Un juego nuevo y otros viejos

Nombre completo: Diana

Actividad/ Nacionalidad: Mitología greco-romana

Época: No aplica

Obra citada directamente: Estatua de Diana

Comentarios: En Un juego nuevo y otros viejos Martí se adentra extensamente en el tema de la religión apoyado en una lámina de los niños griegos y la Diosa Diana. "En la lámina están unas niñas griegas, poniendo sus muñecas delante de la estatua de Diana, que era como una santa de entonces; porque los griegos creían también que en el cielo había santos, y a esta Diana le rezaban las niñas, para que las dejase vivir y las tuviese siempre lindas. No eran las muñecas sólo lo que le llevaban los niños, porque este caballero de la lámina que mira a la diosa con cara de emperador, le trae su cochecito de madera, para que Diana se monte en el coche cuando salga a cazar, como dicen que salía todas las mañanas. Nunca hubo Diana ninguna, por supuesto. Ni hubo ninguno de los otros dioses a que les rezaban los griegos en versos muy hermosos y con procesiones y cantos. Los griegos fueron como todos los pueblos nuevos: que creen que ellos son los amos del mundo, lo mismo que creen los niños; y como ven que del cielo vienen el sol y la lluvia, y que la tierra da el trigo y el maíz, y que en los montes hay pájaros y animales buenos para comer, les rezan a la tierra y a la lluvia, y al monte y al sol y les ponen nombres de hombres y mujeres, y los pintan con figura humana, porque creen que piensan y quieren lo mismo que ellos, y que deben tener su misma figura. Diana era la diosa del monte." (18:338-399) La reflexión sobre el tema es bien precisa: la mitología griega con su pléyade de dioses era una forma de pensar y explicar el mundo a través de un simbolismo y como tal debe ser entendido. Aprovecha su alusión a Diana para concluir con una nota de cultura universal al decir: “En el museo del Louvre de París hay una estatua de Diana muy hermosa, donde va Diana cazando con su perro, y está tan bien que parece que anda. Las piernas no más son como de hombre, para que se vea que es diosa que camina mucho.” (18:339) En el Museo del Louvre hay varias representaciones escultóricas de Diana, pero las que se ajustarían a la descripción de Martí son las que están acompañadas por un perro.  En las imágenes adjuntas se ofrece un álbum de algunas estatuas de Diana del Museo del Louvre. La figura de la diosa Diana tiene varias referencias en la obra martiana. En dos ocasiones la encontramos con fines comparativos de cualidades de la mujer. En La Nación de Buenos Aires del 8 de abril de 1888, tipificando a la mujer norteamericana, alude a la “…ausencia total, de aquella beldad de Diana y Juno de la mujer de Norteamérica, antes de la mezcla desconsiderada de las razas y los afanes de una prosperidad violenta y excesiva.” (11:395) En La Opinión Nacional del 15 de diciembre de 1881 comenta la residencia preferida de “…la emperatriz de Austria, la cual se entrega allí a los placeres de la caza, como una verdadera Diana.” (23:115). En su trabajo Los viejos maestros en Leavitt publicado en The Hour de Nuevo York del 5 de junio de 1880, comenta que el cuadro “…La “Diana dormida después de la caza” se atribuye a Guido Reni.” (19:286). Hay menciones a Diana en sus poemas de amor. (17:244) REGRESAR

Estatuas de Diana en el

Museo del Louvre

Los niños griegos y la diosa Diana. Primera ilustración de Un juego nuevo y otros viejos, página 338.


Diomedes      

Artículo: La Ilíada de Homero/La última página (del número de julio)

Nombre completo: Diomedes  

Actividad/ Nacionalidad: Mitología griega 

Época: No aplica   

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Este personaje se menciona repetidamente en diversos pasajes del articulo. "...la batalla del segundo día, en que Diomedes huye en su carro de pelear, perseguido por Héctor vencedor..." (18:320) "Venus también se lleva a Eneas, vencido por Diomedes, en sus brazos blancos." (18:329) "Diomedes, que entra en la pelea resplandeciente, devastando como un león hambriento en un rebaño..." (18:333) "...entonces es la gran pelea en que Diomedes hiere al mismo dios Marte, que sube al cielo con gritos terribles en una nube de trueno..." (18:333) "Esa noche hay banquete entre los griegos, con vinos de miel y bueyes asados: y Diomedes y Ulises entran solos en el campo enemigo a espiar..." (18:333) "Ulises defiende el cuerpo de Diomedes con su escudo, y los troyanos le caen encima como los perros al jabalí." (18:334) "Y entonces fue la fiesta de los funerales, que duró doce días: primero una carrera con los carros de pelear, que ganó Diomedes..." (18:336) Más adelante, en su espacio de reflexión y despedida La última página (del primer número) retoma el personaje para enfatizar la fuerza del saber: "En los mismos tiempos de Homero, el que ganó por fin el sitio, y entró en Troya, no fue Ajax el del escudo, ni Aquiles el de la lanza, ni Diomedes el del carro, sino Ulises, que era el hombre de ingenio, y ponía en paz a los envidiosos, y pensaba pronto, lo que no les ocurría a los demás." (18:350) Diomedes tiene solo una referencia en la obra martiana. En La América de Nueva York de mayo de 1884, comentando los hallazgos del millonario prusiano devenido en arqueólogo Heinrich Schliemann (1822-1890), Martí dice: “Ni las de Troya son leyendas huecas, compuestas en palabras musculosas y llenas de sangre nueva, por un fantaseador de giganterías; sino estatuas calientes tomadas sobre el mismo molde vivo o trabajadas delante de las imágenes de que tenían llenos aún los ojos las familias de Héctores y Diomedes.” (23.24) Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero Edición Crítica, 101 pp.

Diomedes robando el Palladion (ahora perdido).  Copia romana en mármol del segundo o tercer siglo AC.


Dodsley

Artículo: La Ilíada de Homero         

Nombre completo: Robert Dodsley  

Actividad/ Nacionalidad: Librero y escritor inglés     

Época: 1703-1764     

Obras citadas directamente: Traducción de La Ilíada al inglés         

Comentarios: En su artículo la Ilíada de Homero, aparecido en el primer número de La Edad de Oro en julio de 1889 y dedicado a esta obra clásica de la literatura universal, Martí hace una valoración de las diferentes traducciones que se han hecho de La Ilíada y recomienda o desaprueba la lectura de algunas versiones, con un claro propósito crítico y de ampliación cultural. Al respecto, comenta:  “En inglés hay muy buenas traducciones, y el que sepa inglés debe leer la Ilíada de Chapman, o la de Dodsley, o la de Landor, que tienen más de Homero que la de Pope, que es la más elegante. El que sepa alemán, lea la de Wolff, que es como leer el griego mismo. El que no sepa francés, apréndalo enseguida, para que goce de toda la hermosura de aquellos tiempos en la traducción de Leconte de Lisle, que hace los versos a la antigua, como si fueran de mármol. En castellano, mejor es no leer la traducción que hay, que es de Hermosilla; porque las palabras de la Ilíada están allí, pero no el fuego, e! movimiento, la majestad, la divinidad a veces, del poema en que parece que se ve amanecer el mundo…” [18:331] No hemos hallado otras referencias a Robert Dodsley en el resto de la obra martiana conocida. Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo realizada por el Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero, Edición Crítica, 101 pp.

 Robert Dodsley  


Don Pomposo

Artículo: Bebé y el Señor Don Pomposo         

Nombre completo: Don Pomposo                

Actividad/ Nacionalidad: Cuento               

Época: No aplica                                            

Obras citadas directamente: No aplica   

Comentarios: En el primer número de La Edad de Oro aparece el cuento Bebé y el Señor Don Pomposo de la autoría de Martí, donde uno de los protagonistas es Don Pomposo. Al inicio del cuento Martí nos da su imagen: "...un señor muy flaco y muy estirado, el tío de mamá, el señor Don Pomposo." (18:346) Más adelante, a través de los pensamientos del propio bebé profundiza en el personaje: "¡Qué largo, qué largo el tío de mamá, como los palos del telégrafo! ¡Qué leontina tan grande y tan suelta, como la cuerda de saltar! ¡Qué pedrote tan feo,  como un pedazo de vidrio, el pedrote de la corbata! ¡Y a mamá no la dejaba mover, y le ponía un cojín detrás de la espalda, y le puso una banqueta en los pies, y le hablaba como dicen que les hablan a las reinas! Bebé se acuerda de lo que dice el criado viejito, que la gente le habla así a mamá, porque mamá es muy rica, y que a mamá no le gusta eso, porque mamá es buena. Y Bebé vuelve a pensar en lo que sucedió en la visita. En cuanto entró en el cuarto el señor Don Pomposo le dio la mano, como se la dan los hombres a los papás; le puso el sombrerito en la cama, como si fuera una cosa santa, y le dio muchos besos, unos besos feos, que se le pegaban a la cara, como si fueran manchas." (18:347) No hemos hallado otras referencias de este personaje en la obra martiana. REGRESAR

¡Buenos días, mamá! Segundo dibujo de Bebé y el Señor Don Pomposo


Duque de Sajonia Weíssenfels 

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo:  Johann Adolf  I

Actividad/ Nacionalidad: Duque de Sajonia Weíssenfels

Época:  1649-1697     

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: “This was especially the case with the great master, Handel, who composed a set of sonatas when only ten years old. His father, a doctor, destined him for the profession of law, and forbade him to touch a musical instrument. He even avoided the boy to a public-school, for there he would be in taught the gamut. But young Handel´s passion for music could not be restrained. He found means to procure a dumb spinet, concealed it in a garret, and went to practice upon the mute instrument while the household were asleep. The Duke of Saxe-Weissenfels at length became acquainted with the boy´s passion, and interceded with his father.” (1) En Músicos, poetas y pintores, como parte de la biografía de Handel, Martí traduce: "Haendel a los diez años había compuesto un libro de sonatas. Su padre lo quería hacer abogado, y le prohibió tocar un instrumento; pero el niño se procuró a escondidas un clavicordio mudo, y pasaba las noches tocando a oscuras en las teclas sin sonido. El duque de Sajonia Weíssenfels logró, a fuerza de ruegos, que el padre permitiera aprender la música a aquel genio perseverante..." (18:391) REGRESAR


(1) Samuel Smiles 1931 Chapter III. Great young men. Pp. 77. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

 


Duquesito  de Fauntleroy

Artículo: Bebé y el Señor Don Pomposo           

Nombre completo: Errol Cedric       

Actividad/ Nacionalidad: Personaje de cuento

Época: No aplica       

Obras citadas: No aplica         

Comentarios: Personaje principal del cuento de la autora inglesa Frances Hodgson Burnett (1849-1924) Little Lord Fauntleroy, publicado en un serial en 1885 en la revista infantil St. Nicholas, y que sale en forma de libro en una edición de 1886, con una segunda edición en Nueva York en 1889. Little Lord Fauntleroy trata de un joven americano, Errol Cedric, que vive con su madre, descubre que es el heredero de una corona ducal británica, vuelve para irse con su abuelo, cuyo afecto consigue conquistar. Este personaje se menciona en Bebé y el Señor Don Pomposo, donde Martí dice: “A Bebé lo visten como el duquesito Fauntleroy, el que no tenía vergüenza de que lo vieran conversando en la calle con los niños pobres. Le ponen pantaloncitos cortos ceñidos a la rodilla, y blusa con cuello de marinero, de dril blanco como los pantalones, y medias de seda colorada, y zapatos bajos.” Al parecer este personaje sirvió de inspiración a Martí para construir su Bebé. En La Nación de Buenos Aires el 30 de marzo de 1889 Martí escribe sobre “…la Comedia nueva, “Little Lord Fauntleroy” que es un gusto del alma, una dedada de miel, un criavirtud, en que una actriz de doce años, una niña de crespos rubios, hace de duquecito, de duquecito liberal y de buen hijo, en tres actos de mucho parlamento, con gracia y perfección que en vano emulan los actores encanecidos en las tablas…” (12:139)  Se trata de la pequeña actriz Elsie Leslie Lyde, cuya actuación despertó tal admiración en su época que en 1889 fue pintada al óleo por William Merritt Chase en el cuadro conocido como Elsie Leslie Lyde, as Little Lord Fauntleroy y años después, según el artículo The restless ghost of Little Fauntleroy (El fantasma incansable del Pequeño Faunleroy) del New York Times de 1907, aún  era reconocida por sus éxitos infantiles cuando deseaba serlo como una actriz madura. En la revista para niños St. Nicholas de abril de 1889, sale un artículo titulado Little Lord Fauntleroy y Elsie Leslie (1), que bien pudo haber leido Martí, de donde extraemos las imágenes adjuntas. REGRESAR


Notas: (1) Lucy C. Lillie. “Fauntleroy" and Elsie Leslie Lyde. St. Nicholas an illustrated magazine for young folks conducted by Mary Mapes Dodge, Vol. XVI. Abril, 1889, No. 6, pp. 402-413

Elsie Leslie Lyde la niña que representó en 1889 al Duquesito de Fauntleroy, en una actuación aplaudida por Martí

Dibujo de Little Lord Fauntleroy

a partir de una foto de Elsie Leslie


Edison

Artículo: La exposición de París

Nombre completo: Thomas Alva Edison

Actividad/ Nacionalidad: Inventor norteamericano

Época: 1847-1931

Obras citadas directamente: Invenciones

Comentarios: Cuando leemos la historia de la electricidad hallamos que si bien su comprensión como fenómeno electromagnético ya se había logrado hacia 1865, es a partir del cuarto final del siglo XIX que sus aplicaciones económicas la convertirán en una de las fuerzas motrices de la llamada Segunda Revolución Industrial. Fue éste el momento de ingenios como Edison, con su revolucionaria manera de entender la relación entre investigación científico-técnica y el mercado capitalista. La electrificación no sólo fue un proceso técnico, sino un verdadero cambio social de implicaciones extraordinarias, comenzando por el alumbrado y siguiendo por todo tipo de procesos industriales y de comunicaciones, revolución tecnológica y económica de la cual Martí fue admirado testigo. Con estos antecedentes es comprensible no solo la presencia de Edison en La Edad de Oro sino la referencia continua a la electricidad, incluso con la promesa a los niños de escribir un artículo sobre “…La Luz Eléctrica, que cuenta cómo se hace la luz, y qué cosa es la electricidad, y cómo se enciende y se apaga, y muchas cosas que parecen sueño: o cosa de los más hondo y hermoso del cielo…” (18:503) En La Exposición de París leemos: “Lejos, donde tiene Edison sus invenciones, se encienden de un chispazo veinte mil luces, como una corona.” (18:426) La admiración de Martí por el genio creativo del físico norteamericano se plasma en sus Escenas Norteamericanas. En La Nación de Buenos Aires del 14 de agosto de 1883, leemos  “…se ve cruzar en humilde carruaje a un hombre de cutis liso y blanco, ojos ansiosos, que saltan en chispas, azules, dulces; rostro abstraído y como de quien mirase egregios mundos y por sobre él una misteriosa palidez astral. Es dantesca figura, que cruza como un símbolo la tierra: es Edison.” (9:439) En otra  escena de la vida neoyorquina del mismo diario, al día siguiente, habla de la luz eléctrica “… más suave, dócil y coqueta de Edison, que por barata y segura prospera…” (9:447) Más cercano en fecha a La Edad de Oro, el 28 de febrero de 1889 alaba la sencillez del inventor al escribir en La Nación de Buenos Aires: “ Y los periódicos saludan a Edison como un “cerebro de doce millones de pesos”; con que las diversas compañías que explotan los inventos del electricista lampiño, se han creado un total con esa suma, sin que por eso se muestre el “brujo” de hoy menos Tom que antes, ni más amigo de champaña que de sidra, ni más dado a dormir en su casa que en su laboratorio, ni más contento cuando está entre señores que cuando puede bailar con un amigo viejo…” (12:131) Ya en 1890, en El Partido Liberal de México de febrero escribe un artículo entero bajo el título de Edison (1) En sus Memorias de la guerra el General Loynaz del Castillo narra su encuentro con Martí en su oficina de 120 Front Street de Nueva York en 1891, dándonos evidencias del interés de Martí por los inventos de Edison: "Pasamos a la sala. Notables escritores de nuestra América española hacían tertulia al calor de la estufa llameante...[…]…Se había tratado en aquella tertulia de la teoría que acababa de presentar –en la edición dominical del Herald-  el gran inventor Edison acerca de la estructura de los átomos.” (2) Como nota interesante señalemos que en marzo de 1891 el cinetoscopio de Edison filmó en Estados Unidos la actuación de Carmencita, la bailarina española que tanto admiró Martí, video al cual hemos incluido un vínculo en la imagen adjunta. REGRESAR

 

Imagen del reproductor de video


Eduardo IV

Artículo: Bebé y el Señor Don Pomposo

Nombre completo:  Eduardo IV de Inglaterra

Actividad/ Nacionalidad: Rey de Inglaterra

Época: 1442-1483      

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En su cuento Bebé y el Señor Don Pomposo, como parte de la descripción física de su principal protagonista: Bebé, Martí escribe: "Bebé es un niño magnífico, de cinco años. Tiene el pelo muy rubio, que le cae en rizos por la espalda, como en la lámina de los Hijos del Rey Eduardo, que el pícaro Gloucester hizo matar en la Torre de Londres, para hacerse él rey." (18:344) Alude Martí a Eduardo IV, padre de Eduardo V Príncipe de Gales y  Ricardo Duque de York a quienes apenas con 12 y 9 años de edad respectivamente, su tío y  hermano del difunto rey Eduardo IV: el Duque de Gloucester, encerró en la Torre de Londres  y eliminó finalmente tras ser declarados hijos bastardos en una maniobra de su supuesto protector para afirmarse su propio camino a la corona de Inglaterra. Es realmente interesante como Martí incorpora a la descripción física de Bebé este hecho histórico que toca el tema de la muerte en el sentido ya bien explicado por Salvador Arias (1) como parte de una estrategia pedagógica (2) que viene además a reforzar el carácter de justicia social que subyace en el cuento. REGRESAR


Notas: (1) Arias, S. 1980. La Edad de Oro noventa años después. En: Acerca de La Edad de Oro, Editorial Letras Cubanas, p. 13.

(2) Herrera, A. 1989. Algunos criterios acerca de la estrategia pedagógica martiana en La Edad de Oro, En: Acerca de La Edad de Oro, Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, pp. 383-396.

Eduardo IV de Inglaterra


Eduardo V

Artículo: Bebé y el Señor Don Pomposo

Nombre completo:  Eduardo V Principe de Gales

Actividad/ Nacionalidad: Príncipe de Gales, Inglaterra

Época: 1470-1483      

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En su cuento Bebé y el Señor Don Pomposo, como parte de la descripción física de su principal protagonista: Bebé, Martí escribe: "Bebé es un niño magnífico, de cinco años. Tiene el pelo muy rubio, que le cae en rizos por la espalda, como en la lámina de los Hijos del Rey Eduardo, que el pícaro Gloucester hizo matar en la Torre de Londres, para hacerse él rey." (18:344) Alude Martí a Eduardo V Príncipe de Gales quien con apenas 12  su tío y  hermano del difundo rey Eduardo IV: el Duque de Gloucester, encerró junto a su hermano Ricardo Duque de York en la Torre de Londres  y eliminó finalmente tras ser declarados hijos bastardos en una maniobra de su supuesto protector para afirmarse su propio camino a la corona de Inglaterra. Es realmente interesante como Martí incorpora a la descripción física de Bebé este hecho histórico que toca el tema de la muerte en el sentido ya bien explicado por Salvador Arias (1) como parte de una estrategia pedagógica (2) que viene además a reforzar el carácter de justicia social que subyace en el cuento. REGRESAR


Notas: (1) Salvador Arias 1980. La Edad de Oro noventa años después. En: Acerca de La Edad de Oro, Editorial Letras Cubanas, p. 13.

(2) Alejandro Herrera Moreno 1989. Algunos criterios acerca de la estrategia pedagógica martiana en La Edad de Oro, En: Acerca de La Edad de Oro, Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, pp. 383-396.

Eduardo V Principe de Gales


Edward  Magnus

Artículo: A los niños que lean La Edad de Oro

Nombre completo: Eduard Magnus

Actividad/ Nacionalidad: Pintor alemán             

Época: 1799-1872      

Obras citadas directamente: La Edad de Oro

Comentarios: En el artículo que da inicio al primer número de La Edad de Oro en julio de 1889 aparece un grabado que dice al pie: "La Edad de Oro - Cuadro de Edward Magnus." [18:302] Se trata de un óleo de 91.5 x 92.5 cm, realizado entre los años 1837 y 1838 cuyo título en alemán, según indica el Sitio Web Artnet es: Zwei Kinder mit Blumen spielend, que se traduce como Dos niños jugando con flores. o también se le menciona como La edad de la inocencia. Según Salvador Arias (1) esta imagen había aparecido en el número correspondiente al 1 de diciembre de 1883 de La Ofrenda de Oro, revista de la cual Martí fue colaborador desde 1881. No hemos hallado otras referencias a este personaje en el resto de la obra martiana conocida. REGRESAR


Notas (1) Salvador Arias. 2001. Un proyecto martiano esencial La Edad de Oro. Centro de Estudios Martianos, La Habana, Cuba, 325 pp.

Retrato de Edward Magnus en su 

lápida en Berlín

Detalle de Dos niños jugando con flores cuadro de Edward Magnus

 

Dos niños jugando con flores

cuadro de Edward Magnus

 

Reproducción del cuadro 

de Edward Magnus bajo el título

La Edad de la Inocencia

La Edad de Oro

Ilustración página 302


Eiffel  

Artículo: La historia del hombre contada por sus casas/La exposición de París

Nombre completo: Alexandre Gustave Eiffel

Actividad/ Nacionalidad: Ingeniero francés, especialista en estructuras metálicas.

Época: 1832-1923      

Obras citadas: Este personaje se cita en dos artículos de La Edad de Oro a través de la obra de ingenieria que lo hizo famoso: la torre Eiffel. La primera cita es en La historia del hombre contada por sus casas donde la torre permite a Martí establecer el contraste comparativo del desarrollo humano que es base del artículo: "Hay pueblos que viven, como Francia ahora, en lo más hermoso de la edad de hierro, con su torre de Eiffel que se entra por las nubes: y otros pueblos que viven en la edad de piedra..." (18:358) En el Sumario del tercer número aparece en el asunto: "-La torre de Eiffel cómo es y cómo se hizo-" y en los dibujos: "-la torre de Eiffel"  (18:404) como anuncio de lo que veremos en La Exposición de París donde ya la torre es protagonista y como tal Martí la presenta en una atmósfera de admiración y enaltecimiento: "Pero adonde va el gentío con un silencio como de respeto es a la torre Eiffel, el más alto y atrevido de los monumentos humanos. Es como el portal de la Exposición." (18:413) Solamente hemos hallado tres referencias a  este autor en la obra martiana. En La Nación de Buenos Aires, del 9 de octubre (18:311-312) y el 10 de noviembre de 1889 (18:342) hay varias menciones a la torre de Eiffel. REGRESAR

Alexandre Gustave Eiffel


Emerson  

Artículos: Cada uno a su oficio/ Músicos, poetas y pintores

Nombre completo: Ralph Waldo Emerson

Actividad/ Nacionalidad: Escritor y filósofo norteamericano

Época: 1803-1882              

Obra presentada: Fable / Fábula

Obras citadas indirectamente: Essays XVI New England Reformers

 Comentarios: En el primer número de La Edad de Oro, con veintidós estrofas de versos hepta y endecasílabos y rima consonante, aparece el poema Cada uno a su oficio que lleva en el ágil diálogo de la montaña y la ardilla el orden de la Naturaleza. La aclaración bajo el título: "Fábula nueva del filósofo norte-americano Emerson” (18:325), conduce al poema de Ralph Waldo Emerson titulado Fábula (Fable) de 1847. (1) El interesado puede acceder a una comparación  detallada de ambos textos que ya hemos realizado o a su edición crítica en línea. (2) Emerson aparece también en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men Smiles había escrito sobre Emerson: “Truly, says Emerson, “the life of man is the true romance, which when valiantly conducted will yield the imagination a higher joy than any fiction.” (3) Martí traduce: "La verdad es -dice el norteamericano Emerson- que la verdadera novela del mundo está en la vida del hombre, y no hay fábula ni romance que recree más la imaginación que la historia de un hombre bravo que ha cumplido con su deber." (18:391) Estas palabras aparecen en los Ensayos de Emerson en su Capítulo XVI titulado New England Reformers. Muere Emerson el 27 de abril de 1882 estando Martí en Nueva York y desde allí publica su ensayo Emerson el gran filósofo americano ha muerto, en La Opinión Nacional de Caracas del 19 de mayo de 1882 (13:17-30), revelador de su real admiración sobre este personaje. Además, la obra martiana está llena de referencias a Emerson. Incluso en el cuaderno de apuntes No. 14 aparecen dos versos sin nombre: “Of what avail the plough and sail, Or land or life, if freedom fail?” (21:341) que son de Emerson (4) y no están identificados en el Índice de las Obras Completas. En sus fragmentos leemos: “…la profunda bondad del rostro de Emerson.” (22:141)  Existen importantes ensayos sobre Emerson y Martí, entre ellos el de Mary Cruz (5), José Ballón (6) o Pedro Pablo Rodríguez (7) Bajo el título de José Martí y la traducción, Eduardo González Muñiz ofrece una interesante analisis de Cada uno a su oficio. REGRESAR


Notas: (1) Ralph Waldo Emerson: Fable. En: The Complete Poetical Works of Ralph Waldo Emerson, Houghton Mifflin Company, The Riverside Press Cambridge, New York, 1918, p. 75.

(2) Herrera, A. 1996. Dos milagros y Cada uno a su oficio: los poemas de la naturaleza en La Edad de Oro. Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana, Cuba, 18: 90-104. [Edición crítica en línea]

(3) Samuel Smiles 1931 Chapter III. Great young men. Pp. 76. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(4) Ralph Waldo Emerson 1929. “Boston,” stanza 15, The Complete Writings of Ralph Waldo Emerson, vol. 2, p. 897.

(5) Mary Cruz: Emerson por Martí. En: Anuario del Centro de Estudios Martianos, 1982, t. 5, p. 80.

(6) José C. Ballon 1986. Autonomía cultural americana: Emerson y Martí. Madrid, Editorial Pliegos, 206 pp.

(7) P.P. Rodríguez. Jose Martí and Ralph Waldo Emerson. Cubanow Digital magazine of Cuban arts and cultur

Ralph Waldo Emerson


Emile Bayard     

rtículo: Un juego nuevo y otros viejos

Nombre completo: Émile-Antoine Bayard

Actividad/ Nacionalidad: Ilustrador francés

Época: 1837-1891     

Obra presentada: Dibujo La danza del palo de Nueva Zelandia

Comentarios: El nombre de este famoso ilustrador no se menciona realmente en La Edad de Oro, pero en la tercera ilustración de Un juego nuevo y otros viejos: “La danza del palo de Nueva Zelandia” (18:341), su firma es clara en el margen inferior izquierdo. Siguiendo esta pista, en nuestra reciente investigación (1) hemos hallado que esta imagen pertenece al artículo de Ferdinand de Hochstetter publicado en 1865 bajo el título Voyage a la Nouvelle-Zélande, en el libro Recorrido por el mundo (Le tour du monde) donde aparece en la página 281 con el siguiente pie: “Balançoire des guerriers néo-zélandais- Dessin de Émile Bayard d´après sir Georges Grey.” (2) Este hallazgo enriquece la galería de personajes que aparecen en La Edad de Oro con la figura de un importante ilustrador contemporáneo con Martí. En su reseña sobre el pintor Madrazo desde The Hour de Nueva York, el 21 de enero de 1888, habla Martí de “…la orgullosa fuerza de Bayard.” (15:154) REGRESAR


Notas: (1) Alejandro Herrera Moreno 2009. La universalidad cultural de La Edad de Oro a través de sus personajes y obras. Trabajo presentado en el IV Coloquio Internacional José Martí y las Letras Hispánicas. Centro de Estudios Martianos, La Habana, Cuba, Mayo 2009.

(2) Ferdinand de Hochstetter 1865. Voyage a la Nouvelle-Zélande, pp. 273-288. En: Le tour du monde. Nouveau Journal des Voyages publie sous la direction de M- Edouard Charton et illustré par nos plus célébres artistes. Librairie de L. Hachette. Paris,  420 pp.

 

Voyage a la Nouvelle-Zélande, donde Martí tomó la ilustración La danza del palo de Nueva Zelandia para Un Juego nuevo y otros viejos en La Edad de Oro

 


Emin Pachá

Artículo: Cuentos de elefantes                         

Nombre completo: Mehmet Emin Pasha/ Isaak Eduard Schnitzer             

Actividad/Nacionalidad: Médico, aventurero, naturalista y explorador alemán        

Época: 1840-1892             

Obras citadas directamente: Ninguna            

Comentarios: En su artículo Cuentos de elefantes, aparecido en el número de septiembre de 1889 de La Edad de Oro, Martí escribe una extensa introducción acerca de la actualidad africana del momento matizada por una serie de acontecimientos sociales y políticos que involucra a varios personajes interrelacionados, uno de ellos es Emin Pacha. Marti cuenta: “...y otros van de tropa, a sueldo del Khedive que manda en Egipto, a ver como echan de la tierra a un peleador famoso que llaman el Mahdi…[…]… Stanley está allá ahora, viendo cómo comercia, y salva del Mahdí, al gobernador Emín Pachá.” [18:486] Alude Martí a la situación en que se vió involucrado Eduard Schnitzer  durante la rebelión de Muhammad Ahmad Al Mahdi que pretendía expulsar a los egipcios de Sudán en 1881 y que culminó con su encuentro con Stanley en abril de 1888. En la obra martiana solo hay otra referencia a este personaje en La Nación de Buenos Aires del 26 de diciembre de 1890, durante una reseña de Stanley, quien "... salvó a Emin, amenazado de la muerte.” [12:479] REGRESAR

Mehmet Emin Pasha


Eneas         

Artículos: La Ilíada de Homero/ Músicos poetas y pintores 

Nombre completo: Eneas  

Actividad/ Nacionalidad:  Mitología griega y romana

Época: No aplica  

Obras citadas directamente: No aplica

Comentarios: Eneas aparece en La Edad de Oro primero en La Ilíada de Homero donde se le menciona tres veces: "...la batalla del primer día, en que el valentísimo Diomedes tuvo casi muerto a Eneas de una pedrada..." (18:328) "Venus también se lleva a Eneas. vencido por Diomedes, en sus brazos blancos" (18:329) "...Eneas, el hijo de la diosa Venus..." (18:333)  Posteriormente aparece en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, como parte de la reseña del poeta italiano  Torquato Tasso, Samuel Smiles escribe: "At ten years old, when about to join his father at Rome, he composed a canzone on parting from his mother and sister at Naples. He compared himself to Ascanius escaping from Troy with his father Eneas." (1) Martí sintetiza y traduce: "A los diez años lamentó Tasso en verso su separación de su madre y hermana, y se comparó al triste Ascanio cuando huía de Troya con su padre Eneas a cuestas...” (18:395) Este pasaje alude a la salida de Ascanio tras la caida de Troya, conducido por su padre Eneas (junto con su abuelo Anquises) a las afueras de la ciudad para ir en busca de un mejor destino. En la traducción Martí hay una imprecisión pues quien llevaba a cuestas a su padre Anquises -anciano y enfermo- era el propio Eneas. De hecho, en su cuaderno de apuntes número 13, en sus notas sobre el poeta, cronista y sacerdote español Juan de Castellanos (1522-1607), Martí escribe: “Y en Castellanos se lee un episodio de la marcha del ejército de Diego de Urbina, semejante al de Eneas llevando en sus espaldas a Anchises.” (21:311) Eneas tiene otras apariciones en la obra martiana conocida. En La Opinión Nacional de Caracas el 23 de mayo de 1882 durante un concierto celebrado en Nueva York comenta “Y se ve en aquella música de Berlioz …[…]…cómo tiembla Eneas al contar a los troyanos como Laocoonte ha muerto…” (9: 313) El mismo año, en La Opinión Nacional de Caracas del 23 de marzo, explica el cuadro del pintor francés Enrique Regnault (1843-1871) donde aparece Automedonte el auriga de Aquiles y dice: “Eran caballos para que cabalgasen dioses -no como aquellos blancos caballos pacíficos que vio pastar Eneas al poner pie en tierra de Italia, y le parecieron nuncios de guerra…” (14:412) Martí también menciona a Eneas en un pasaje de sus Antigüedades Romanas. (25: 154) La Galería Borghese, en Roma exhibe una escultura de mármol conocida como: Eneas, Anquises y Ascanio, realizada por Gian Lorenzo Bernini entre 1618 y 1619. La escultura –de la cual se presenta una vista en las imagenes adjuntas-  representa a Eneas huyendo de la ciudad de Troya llevando a su anciano padre, Anquises sobre sus hombros, y a su hijo Ascanio llevando el sagrado fuego del hogar. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 84. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.       

Detalle del rostro de Eneas

Escultura de mármol:

Eneas, Anquises y Ascanio,

de Gian Lorenzo Bernini

Automedonte con los caballos de Aquiles, óleo en lienzo de Henri Regnault


Página Web confeccionada por Alejandro Herrera Moreno de la Fundación Cultural Enrique Loynaz

Última actualización: Marzo 1, 2017, Santo Domingo, República Dominicana