Página 2 de 11


Bacon

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Francis Bacon

Actividad/ Nacionalidad: Escritor inglés

Época: 1561-1626

Obras citadas indirectamente: Essays, Civil and Moral Chapter XLII Of Youth and Age, Chapter LVIII Of Vicissitude of things   

Comentarios: Bacon aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Bacon se menciona dos veces. Como parte de su introducción, Smiles escribe: “There be some,” said Bacon, “who have an over-early ripeness in their years, which fadeth betimes.” (1) Martí traduce: “Hay algunos -dice el inglés Bacon- que maduran mucho antes de la edad y se van como vienen…" (18: 391) Más adelante, Smiles habla de Heinecken, el niño de la antigua ciudad de Lubeck, y vuelve a mencionar a Bacon al decir: “Of this poor child it might be said, in Bacon´s words, that “Phaeton´s car went but a day.” (2)  Martí mantiene también esta mención y traduce: “De esa pobre criatura puede decirse lo de Bacon: "El carro de Faeton no anduvo más que un día."" (18: 391) Ambas citas provienen de los famosos Ensayos civiles y morales de Bacon, la primera del Capítulo XLII Sobre juventud y edad y la segunda de su  Capítulo LVIII Sobre vicisitudes de las cosas. Aunque directamente no se cita ninguna obra de Francis Bacon, la aparición de dos de sus pensamientos enriquece las referencias literarias que subyacen detrás de La Edad de Oro. En la obra martiana hay varias referencias a este personaje. En sus fragmentos menciona el borrador privado de notas de Bacon conocido como el Promus (22:124) y en sus cuadernos de apuntes hay referencias a dos obras de Bacon: La Nueva Atlántida (21:376) y El Nuevo Instrumento (21:421). Este último es también comentado en sus traducciones de Nociones de lógica, desde donde escribe: “Hombre de gran entendimiento fue Lord Bacon y en muchos sentidos un grande hombre. En su celebrado libro “Novum Organum”, o “El Nuevo Instrumento”, señaló vigorosamente la necesidad de observar en la naturaleza, y de coleccionar gran número de hechos, de los que pudieran irse luego recogiendo gradualmente leyes generales: él previó y anunció cuán valiosos descubrimientos llegarían a hacer los hombres con este nuevo método.” (25: 296-297)  REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931 Chapter III. Great young men. Pp. 76. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Idem.

Francis Bacon


Barba Azul

Artículo: La Exposición de París

Nombre completo: Barba Azul

Actividad/ Nacionalidad: Personaje de cuento infantil

Época: No aplica

Obras citadas: No aplica

Comentarios: En su artículo La Exposición de París, aparecido en el número de septiembre de La Edad de Oro, leemos: “…y un teatro donde están como vivos el pícaro Barba Azul…[…]…Se le ve al pícaro la barba como el fuego, y los ojos de león…” [18:409] Barba Azul (o Barbe bleue) es el protagonista de un cuento popular francés cuya versión más conocida es la que Charles Perrault publicó en 1697 en sus Cuentos de mamá Oca (Les Contes de ma mère l'Oye). Aunque es conocido como un cuento de hadas, en realidad  tiene matices bastante violentos, ya que narra como Barba Azul tenia en su propia casa un almacén con los cadáveres de sus esposas, a donde iban a parar las curiosas que indagaban acerca del contenido del misterioso recinto.  Se cree que el personaje de Barba Azul está basado en el noble bretón del Siglo XV y asesino en serie, Gilles de Rais. Del personaje Barba Azul no hallamos otras referencias en la obra martiana pero de Charles Perrault, sí aparecen referencias a sus ogros [7:249] y gigantes [9:201]. REGRESAR

Barba Azul, grabado de Gustavo Doré


Barrett Browning

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Elizabeth Barrett Browning

Actividad/ Nacionalidad: Poetisa inglesa

Época: 1806-1861

Obra citada indirectamente: An Essay on Mind, with Other Poems

Comentarios: Elizabeth Barrett Browning aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En este capítulo, Samuel Smiles había escrito: "Elizabeth Barrett Browning wrote prose and verse at ten, and published her first volume of poems at seventeen." (1) En Músicos, poetas y pintores Martí traduce a Smiles textualmente: “A los diecisiete había publicado su primer tomo la poetisa Barret Browning, que desde los diez escribía en verso y prosa…” (18:399) No hay referencia directa a ninguna obra de esta escritora pero indirectamente se señala un volumen de poemas posterior y cercano a 1823, año en que la poetisa cumplió 17 años. Se trata de An Essay on Mind and Other Poems (Ensayo sobre la mente y otros poemas) que publicó anónimamente en 1826. En  los cuadernos de apuntes de Martí hay referencias al volumen de poemas de Barret Browning titulado Lady Geraldine's courtship (21:431) a su más largo y conocido poema de 1856, Aurora Leigh (21:376) y varios fragmentos de poemas (21:343 y 433). REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 84-85. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Elizabeth Barrett Browning


Bartolomé Las Casas

Artículos: Las Ruinas Indias/ El Padre Las Casas/ La última página

Nombre completo: Fray Bartolomé de las Casas

Actividad/ Nacionalidad: Obispo, cronista y teólogo español

Época: 1484-1566

Obra citada directamente: Destrucción de las Indias            

Obras citadas indirectamente: Fray Bartolomé de las Casas, disputa o controversia con Ginés de Sepúlveda contendiendo acerca de la licitud de las conquistas de las Indias

Comentarios: En el Sumario del tercer número de La Edad de Oro se lee: “El Padre las Casas: Vida y tiempos del Padre las Casas, con escenas de la época de la conquista y de las desgracias de los indios: con el cuadro El Padre las Casas, del pintor Parra.” (18:403) Se nos anticipa así su artículo El Padre Las Casas de nueve páginas y una lámina (18:440-448), donde este personaje es el centro de la atención. La presencia de Las Casas en La Edad de Oro no queda en el artículo mencionado. En Las Ruinas Indias leemos: “Hay que leer a la vez lo que dice de los sacrificios de los indios el soldado español Bernal Díaz, y lo que dice el sacerdote Bartolomé de las Casas. Ese es un nombre que se ha de llevar en el corazón, como el de un hermano. Bartolomé de las Casas era feo y flaco, de hablar confuso y precipitado, y de mucha nariz; pero se le veía en el fuego limpio de los ojos el alma sublime” (18:382) En La última página de este número recapitulará: “Este es el número de La Edad de Oro, donde se ve lo viejo y lo nuevo del mundo y se aprende cómo las cosas de guerra y de muerte no son tan bellas como las de trabajar: ¡a saber si el tiempo del Padre las Casas era mejor que el de la Exposición de París!” (18:455) En la obra martiana abundan las referencias a este personaje. Desde La Opinión Nacional de Caracas del 14 de noviembre de 1881 (23:78) y del 1 de marzo de 1882  (23:222) y desde La Nación de Buenos Aires del 13 de julio de 1885 (10: 231) vuelve a mencionar a Las Casas, en su condición de defensor de los indios, al referirse elogiosamente al cuadro de igual nombre del pintor mexicano Félix Parra. En sus Fragmentos, con el número 293, aparece esta nota: “Las Casas vio matar a un niño indio, hacerlo pedazos y echarlo a los perros.” (22:196)   Para un análisis detallado de este personaje remitimos al interesado a la Edición Crítica de Ana Cairo. (1) REGRESAR


Notas: (1) Ana Cairo 2001. José Martí. El Padre Las Casas. Edición Crítica. Centro de Estudios Martianos, La Habana, Procesos Gráficos, 93 pp.

Fray Bartolomé de las Casas,

cuadro de Félix Parra (1875)


Beatriz

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Beatriz Portinari

Actividad/ Nacionalidad: Amada de Dante Alighieri

Época: 1266-1290

Obras citadas:  Ninguna

Comentarios: Beatriz  aparece en el Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887, el cual sirvió de base a Martí para crear Músicos, poetas y pintores, en La Edad de Oro. En Great young men,  Samuel Smiles escribe sobre Dante: “Poets also, like musicians and artists, have in many cases given early indications of their genius especially poets of a sensitive, fervid, and impassioned character…[…]…Dante showed this when a boy of nine years old by falling passionately in love with Beatrice, a girl of eight; and the passion thus inspired became the pervading principle of his life, and the source of the sublimest conceptions of his muse.” (1) Para Músicos, poetas y pintores Martí traduce lo siguiente: “Los poetas también suelen dar pronto muestras de su vocación, sobre todo los de alma inquieta, sensible y apasionada. Dante a los nueve años escribía versos a la niña de ocho años de que habla en su Vida Nueva.” (18:395) Cuando se compara el texto original en inglés con la traducción de Martí, se observa que en Great young men, Smiles menciona el nombre de la amada del poeta: Beatriz, pero Martí en La Edad de Oro lo  sustituye por “la niña de ocho años de que habla en su Vida Nueva.” ¿No parece esto una evidente invitación de Martí a la búsqueda y la lectura? En La Opinión Nacional del 21 de noviembre de 1881, como parte de sus comentarios sobre el libro Mercedes de Ríos de Palma di Cesnola, dice: " Es una historia de amor, que los críticos juzgan interesante y bien contada. Al ver a Mercedes, súbito e indominable cariño, como el que encendió el alma de Romeo al ver a Julieta, y el alma de Dante al ver a Beatriz, se apodera de la voluntad del protagonista." (23:90). REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 84-85. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Beatriz Portinari

Dante y Beatriz, del pintor  Henry Holiday, que imagina su encuentro en el Puente de Santa Trinidad


Bebé  

Artículo: Bebé y el Señor Don Pomposo         

Nombre completo: Bebé                             

Actividad/ Nacionalidad: Cuento               

Época: No aplica                                            

Obras citadas directamente: No aplica   

Comentarios: En el primer número de La Edad de Oro aparece el cuento Bebé y el Señor Don Pomposo de la autoría de Martí, cuyo protagonista es Bebé. Al inicio del cuento Martí nos da su imagen: "Bebé es un niño magnífico, de cinco años. Tiene el pelo muy rubio, que le cae en rizos por la espalda, como en la lámina de los Hijos del Rey Eduardo, que el pícaro Gloucester hizo matar en la Torre de Londres, para hacerse él rey. A Bebé lo visten como al duquecito Fauntleroy, el que no tenía vergüenza de que lo vieran conversando en la calle con los niños pobres. Le ponen pantaloncitos cortos ceñidos a la rodilla, y blusa con cuello de marinero, de dril blanco como los pantalones, y medias de seda colorada, y zapatos bajos. Como lo quieren a él mucho, él quiere mucho a los demás. No es un santo, ¡oh, no!: le tuerce los ojos a su criada francesa cuando no le quiere dar más dulces, y se sentó una vez en visita con las piernas cruzadas, y rompió un día un jarrón muy hermoso, corriendo detrás de un gato. Pero en cuanto ve un niño descalzo le quiere dar todo lo que tiene: a su caballo le lleva azúcar todas las mañanas, y lo llama “caballito de mi alma”; con los criados viejos se está horas y horas, oyendo los cuentos de su tierra de África, de cuando ellos eran príncipes y reyes, y tenían muchas vacas y muchos elefantes: y cada vez que ve Bebé a su mamá, le echa el bracito por la cintura o se le sienta al lado en la banqueta, a que le cuente..." (18:344) No hemos hallado otras referencias de este personaje en la obra martiana. REGRESAR

¡Buenos días, mamá! Segundo dibujo de Bebé y el Señor Don Pomposo


Beethoven

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Ludwig van Beethoven

Actividad/ Nacionalidad: Compositor alemán

Época: 1770-1827

Obras citadas indirectamente: Sonatas WOO47 para piano llamadas Electorales

Comentarios: Beethoven aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men Samuel Smiles, escribe: "Beethoven was not as precocious as either Handel or Mozart. His music was, in a measure, thrashed into him by his father, who wished to make him a prodigy. Young Beethoven performed in public, and composed three sonatas when only thirteen; though it was not until after he had reached his twenty-first year that he began to produce the great works on which his fame rests." (1) En Músicos, poetas y pintores, Martí sintetiza: “El padre de Beethoven quería hacer de él una maravilla, y le enseñó a fuerza de porrazos y penitencias tanta música, que a los trece años el niño tocaba en público y había compuesto tres sonatas. Pero hasta los veintiuno no empezó a producir sus obras sublimes.” (18:392) La versión de Martí, que no deja de tener cierto sentido del humor, deja más claro lo que hallamos en las biografías acerca de la difícil infancia de Beethoven. Hay varias referencias a Beethoven en la obra martiana, tres de ellas en sus Escenas Norteamericanas. En La Opinión Nacional de Caracas en 1882 escribió: “Se oyó la misa de Beethoven místico, que no cede en belleza a la Pasión de San Mateo de Bach arrebatado.” (9:313) Desde La Nación de Buenos Aires, el 21 de julio de 1886, escribió: “La marcha fúnebre de Beethoven, como un crespón que se va tendiendo lentamente, siguió a la alabanza, con esas hondas palabras musicales semejantes a almas heridas que suben por el aire a suspender sus nidos en el cielo.” (10:479) En La Nación de Buenos Aires, el 9 de marzo de 1886 menciona su Ópera Fidelio. (11:384) A pesar de las valoraciones de Martí sobre Beethoven no incluyó ninguna de sus obras en La Edad de Oro, si bien cita indirectamente -al traducir a Smiles-  tres sonatas producidas a la edad de 13 años, que se refieren a las tres sonatas WoO47 para piano llamadas Electorales (Kurfürsten)  dedicadas a su Elector Maximiliano Friedrich y publicadas el 14 de octubre de 1783 bajo el título: Tres Sonatas para Pianoforte, dedicadas a su Eminencia el Arzobispo y Elector de Colonia, compuesta por Ludwig van Beethoven a los once años (Drei Sonaten für Klavier, dem Hochwürdigen Erzbischofe und Kurfürsten zu Köln gewidmet un verfertiget von Ludwig van Beethoven, alt eilf Jahr). En sus Apuntes para los debates sobre  el idealismo y el realismo en el arte, leemos: “A las veces, a la mitad del día, he sentido al lado de un piano el crepúsculo dentro de mi alma: -¿Qué tocaban? Beethoven, Schubert, Mendelssohn…” (19:410) Para conocer más acerca de José Martí y la música, remitimos al interesado al ensayo de Soponov. (2) Para mayor información sobre éste y otros personajes de Músicos, poetas y pintores remitimos a nuestro ensayo comparativo. (3) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 84-85. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) M. A. Soponov 1981. José Martí y la música. Anuario del Centro de Estudios Martianos 4: 298-308.

(3) Herrera, A. 1989. Análisis comparativo de Niños famosos y Músicos, poetas y pintores, Anuario del Centro de Estudios Martianos, 12: 235-247.

Ludwig van Beethoven

pintado en 1820 por

Joseph Karl Stieler

 


Behechio

Artículo: El Padre las Casas

Nombre completo: Behechio 

Actividad/ Nacionalidad: Cacique de la Hispaniola   

Época: Hacia 1492

Obras citadas Ninguna 

Comentarios: En El Padre Las Casas al presentar a los indios de nuestras islas Martí escribe: “…el mismo rey Behechío le dio de mujer a un español hermoso su hija Higuemota, que era como la torcaza y como la palma real: ellos les habían enseñado sus montañas de oro, y sus ríos de agua de oro, y sus adornos, todos de oro fino, y les habían puesto sobre la coraza y guanteletes de la armadura pulseras de las suyas, y collares de oro…” (18:442) Antes de la aparición de los españoles en la Hispaniola, los grupos de aborígenes que la habitaban tenían dividida administrativamente la misma en cinco cacicazgos. El Cacicazgo de Jaragua estaba gobernado por el cacique Bohechio. Este y otros personajes aparecen en la novela de Manuel de Jesús Galván titulada Enriquillo, obra conocida por Martí. En El Avisador Hispano-americano de Nueva York del 24 de enero de 1889  menciona al personaje al decir"...o por un areito del famoso Bohequio, que debió cantar la muerte fiel de la bella esposa Guanrihata..." (5:150) Para un análisis detallado de éste y otros personajes del artículo remitimos al interesado a la Edición Crítica del Centro de Estudios Martianos. (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2001. José Martí El Padre Las Casas Edición Crítica. Procesos Gráficos, 93 pp.  

Ilustración del libro de Bartolomé de Las Casas Narratio regionum indicarum per Hispanos quosdam devastatarum verissima (1614)


Benvenuto Cellini

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Benvenuto Cellini

Actividad/ Nacionalidad: Pintor y escultor italiano

Época: 1500-1571

Obra citada indirectamente: La Vita di Benvenuto Cellini

Comentarios: Cellini aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles menciona indirectamente a Cellini, como parte de la reseña biográfica de Miguel Ángel, al decir: "Before he reached his twenty-ninth year he had painted his cartoon, illustrative of an incident in the wars of Pisa, when a body of soldiers, surprised while bathing, started up to repulse the enemy. Benvenuto Cellini has said that he never equalled this work in any of his subsequent productions." (1) En La Edad de Oro, Martí traduce: "Benvenuto Cellini, aquel genio creador en el arte de ornamentar, dice que ningún cuadro de Miguel Ángel vale tanto como el que pintó a los veintinueve, en que unos soldados de Pisa, sorprendidos en el baño por sus enemigos, salen del agua a arremeter contra ellos…” (18:394). La traducción de Martí es prácticamente textual solo que añade su propia valoración de Cellini: "genio creador en el arte de ornamentar", que no había dicho Smiles Aunque Cellini se cita solo como crítico de Miguel Angel y no se señala ninguna de sus obras artísticas, sus palabras sobre el mencionado cuadro aluden indirectamente a su obra La Vita -autobiografia escrita en dos Tomos entre 1558 y 1566, e impresa por primera vez en 1728- donde aparece este comentario en el Capítulo XI del Libro Primero: "Michelagnolo Buonaarroti, innel suo dimostrava una quantità di fanterie che per essere di state s'erano missi a bagnare in Arno; e in questo istante dimostra ch' e' si dia a l'arme, a quelle fanterie ignude corrono a l'arme, e con tanti bei gesti, che mai né delli antichi né d'altri moderni non si vidde opera che arrivassi a cosí alto segno..."(2) De la admiración de Martí por Cellini hablan varios de sus escritos. En Amistad Funesta escribe: “Pues una mujer sin ternura ¿qué es sino un vaso de carne, aunque lo hubiese moldeado Cellini, repleto de veneno?” (18:265) Desde La Opinión Nacional de Nueva York del 7 de enero de 1882 hablando del poeta francés Francois Coppée dice que: “…hace versos con aquella elegancia y madurez con que Cellini cincelaba copas…” (14:315) Ese mismo año, en su ensayo sobre Oscar Wilde en La Nación de Buenos Aires del 10 de diciembre es Cellini quien remata su valoración sobre el arte: “El amor al arte aquilata el alma y la enternece: un bello cuadro, una límpida estatua, un juguete artístico, una modesta flor en lindo vaso, pone sonrisas en los labios donde morían tal vez, pocos momentos ha, las lágrimas. Sobre el placer de poseer lo hermoso, que mejora y fortifica, está el placer de poseer lo hermoso que nos deja contentos de nosotros mismos. Alhajar la casa, colgar de cuadros las paredes, gustar de ellos, estimar sus méritos, platicar de sus bellezas, son goces nobles, que dan valía a la vida, distracción a la mente, y alto empleo al espíritu. Se siente correr por las venas una savia nueva cuando se contempla una nueva obra de arte. Es como encadenar lo fabuloso. Es como tener de presente lo venidero. Es como beber en copa de Cellini la vida ideal.” (15:367-368) En La América de Nueva York en enero de 1884 nos habla de: “…aquel creador gigantesco y amable, Benvenuto Cellini…” (19:289-293) En Patria, el 31 de octubre de 1893, para hablarnos del amor por la belleza de Julián del Casal nos dice que “…como Cellini, ponía en un salero a Júpiter.” (5:221) En su poema Sed de belleza dice: "Dadme lo sumo y lo perfecto: dadme/ Un dibujo de Angelo: una espada/ Con puño de Cellini..." (16:165) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 82. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) La Vita di Benvenuto Cellini Fiorentino scritta (per lui medesimo) in Firenze. Biblioteca Telematica Classici della Letteratura Italiana, 342 pp.

Benvenuto Cellini


Benjamin Franklin      

Artículo: La muñeca negra

Nombre completo: Benjamin Franklin

Actividad/ Nacionalidad: Político, científico e inventor norteamericano

Época: 1706-1790     

Obras citadas:

Comentarios: En el cuento La muñeca negra como parte de la descripción del cuadro de Piedad, la niña protagonista, Martí dice que hay ".. otro retrato del que inventó el pararrayos, con la cara de abuelo que tenía cuando pasó el mar para pedir a los reyea de Europa que lo ayudaran a hacer libre su tierra." (18:481) Se refiere a Benjamin Franklin, si bien no se menciona su nombre, personaje popularmente conocido por su invento del pararrayos, aunque su fama no descansa solo en su obra científica sino también en su obra política con una participación activa en el proceso de independencia de los Estados Unidos. Hay varias referencias a este personaje en la obra martiana. Desde La Opinión Nacional de Caracas el 14 de noviembre de 1881, hablando sobre la historia norteamericana comenta: “…fue el clamor de la nación, pagada por la casaca parda y las medías de lana del humilde Franklin, de aquel embajador austero, que entró en la casa del rey con los vestidos modestos de la libertad, y habló con sus palabras y venció con ellas.” (9:86) REGRESAR

Benjamin Franklin


Bernal Díaz 

Artículo: Las Ruinas Indias  

Nombre completo: Bernal Díaz del Castillo 

Actividad/ Nacionalidad: Conquistador y cronista español

Época: 1492-1584     

Obra citada directamente: Historia verdadera de la conquista de la Nueva España 

Comentarios: Bernal Díaz del Castillo se presenta dos veces en el artículo Las Ruinas Indias. Al comienzo cuando Martí menciona las obras de varios americanistas famosos dice: “Y cuando se lee en…[…]…la Historia del conquistador Bernal Díaz del Castillo…” (18:381) lo cual es una referencia directa a la obra más conocida de este autor Historia verdadera de la conquista de la Nueva España concluída hacia 1568. Más adelante Martí aclara: “Hay que leer a la vez lo que dice de los sacrificios de los indios el soldado español Bernal Díaz, y lo que dice el sacerdote Bartolomé de las Casas.” (18:392) La aclaración de Martí no niega que se deba leer este libro, escrito por un protagonista directo de los hechos, pero hace justa referencia a la visión etnocentrista y conquistadora del bando que representa. El investigador francés Andre Saint-Lu resume este binomio antagónico Las Casas-Bernal, del cual Martí  pretende llamar nuestra atención, con estas palabras: "Nada tan contrastado y antagónico, aparentemente, como la figura histórica de Bernal Díaz del Castillo, que ha venido a ser, sobre todo a través de su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, el prototipo del conquistador orgulloso de su carrera y del colono reivindicador y pedigüeño, y la de su coetáneo Bartolomé de las Casas, el famoso campeón de la defensa de los indios y el más inflexible impugnador de la conquista y colonización españolas en América." (1) Bernal Díaz en su libro comenta abiertamente que su propósito es reivindicar la conquista de México (de la cual sacaron fama y nombre personajes individuales como Hernán Cortés) como una empresa colectiva: "Mi intento desde que comencé a hacer mi relación no fue sino para escribir nuestros heroicos hechos e hazañas de los que pasamos con Cortés, para que agora se vean y se descubran muy claramente quiénes fueron los valerosos capitanes y fuertes soldados que ganamos esta parte del Nuevo Mundo y no se refiera la honra de todos a un solo capitán; porque no hay memoria de ninguno de nosotros en los libros y memorias que están escritos, y sólo el marqués Cortés dicen en esos libros que es el que lo descubrió y lo conquistó, y los capitanes y soldados que lo ganamos quedamos en blanco, sin haber memoria de nuestra personas y conquistas, que por sublimar a un solo capitán quieren deshacer a muchos."  El escritor mexicano Juan Miralles Ostos en su reciente libro Y Bernal mintió (2008) nos dice que "Bernal Díaz del Castillo, aunque resentido y embustero, es fundamental para entender la historia." Este personaje se menciona en una de las Escenas europeas de Martí. (4:134) La Historia verdadera fue traducida al francés por el poeta José María de Heredia en tres volúmenes (1877-1878). REGRESAR


Notas: (1) André Saint-Lu 2008. Bernal Díaz Del Castillo y Bartolomé de Las Casas.  Centro Virtual Cervantes.

Busto de Bernal Díaz del Castillo,

del escultor guatemalteco

Rodolfo Galeotti Torres (1912-1988) 


Bolívar    

Artículo: Tres héroes

Nombre completo: Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco  

Actividad/ Nacionalidad: Militar y político venezolano y una de las figuras más destacadas de la Emancipación Americana

Época:  1783-1830   

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En Tres héroes, la reseña de Bolívar dice: “Bolívar era pequeño de cuerpo. Los ojos le relampagueaban, y las palabras se le salían de los labios. Parecía como si estuviera esperando siempre la hora de montar a caballo. Era su país, su país oprimido, que le pesaba en el corazón, y no le dejaba vivir en paz. La América entera estaba como despertando. Un hombre solo no vale nunca mas que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie mas que a si mismos, y los pueblos tienen hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se canso de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba. Lo habían derrotado los españoles: lo habían echado del país. El se fue a una isla, a ver su tierra de cerca, a pensar en su tierra. Un negro generoso lo ayudo cuando ya no lo quería ayudar nadie. Volvió un día a pelear, con trescientos, héroes, con los trescientos libertadores. Libertó a Venezuela. Libertó a la Nueva Granada. Libertó al Ecuador. Libertó al Perú. Fundó una nación nueva, la nación de Bolivia. Ganó batallas sublimes con soldados descalzos y medio desnudos. Todo se estremecía y se llenaba de luz a su alrededor. Los generales peleaban a su lado con valor sobrenatural. Era un ejército de jóvenes. Jamás se peleó tanto, ni se peleó mejor, en el mundo por la libertad. Bolívar no defendió con tanto fuego el derecho de los hombres a gobernarse por si mismos, como el derecho de América a ser libre. Los envidiosos exageraron sus defectos. Bolívar murió de pesar del corazón, mas que de mal del cuerpo, en la casa de un español en Santa Marta. Murió pobre, y dejo una familia de pueblos.”  La obra martiana está llena de referencias a Bolívar. En sus notas leemos: "Monografías de hombres ilustres: las dos primeras, por la mayor significación y trascendencia de la obra de los biografiados: Bolívar, Juárez." (18:290) REGRESAR

Simón Bolívar


Brasseur de Bourboug

Artículo: Las Ruinas Indias

Nombre completo: Charles Ethienne Brasseur de Bourbourg

Actividad/ Nacionalidad: Explorador, etnógrafo, arqueólogo, escritor e historiador francés

Época: 1814-1874

Obra citada indirectamente: Histoire des nations civilisées du Mexique et de l'Amérique-Centrale durant les siècles antérieurs à Christophe Colomb

Comentarios: En Las Ruinas Indias, como parte de los comentarios de Martí  sobre americanistas  y sus obras, leemos: “Pero las ciudades que celebran los libros…[…]… de Brasseur de Bourbourg, son Uxmal y Chichén-ltzá…” (18:387) La bibliografía relacionada con América de este explorador es amplia y cuenta con: Histoire des nations civilisées du Mexique et de l'Amérique-Centrale, durant les siècles antérieurs à Christophe Colomb (1857-1859), Voyage sur l'Isthme de Tehuantepec dans l'état de Chiapas et la République de Guatémala (1861), Popol Vuh, le Livre sacré des Quichés (1861), Grammaire Quichée et le drame de Rabinal Achí (1862), Monuments anciens du Mexique Palenque, et autres ruines de l'ancienne civilisation du Mexique (1866) y Quatre Lettres sur le Mexique (1868). En 1864 reprodujo y tradujo Relation des choses du Yucatan de Diego de Landa. Lo más probable es que Martí esté haciendo referencia al primer trabajo de Brasseur, que es el que trata con mayor extensión (en cuatro volúmenes) las ruinas de estas ciudades, si bien en otros trabajos también se mencionan, por ejemplo en el Popol Vuh que Martí conocía, según sus comentarios en su artículo El Popol Vuh de los quiches, páginas del libro de José Milla, publicado en La América de Nueva York, en mayo de 1884, donde cita expresiones y significados de este libro de Brasseur (7:183) del cual también aparecen notas en su cuaderno de apuntes número 13. (21:336) Hay varias referencias a este autor en la obra martiana. En sus notas periodísticas desde La Opinión Nacional, del 13 de febrero de 1882, alude a la traducción de Brasseur del libro de Landa, cuando hablando de la lengua maya, dice: “…revivida por las investigaciones del abate Brasseur de Bourbourg, americanista famoso.“ (23:198) En su artículo dedicado a la literatura india bajo el título de Una comedia indígena, publicado en La América de Nueva York, en junio de 1884 hay dos referencias a Brasseur: “Centroamérica guarda todavía, en ciertos títulos de propiedad de la época prehispana aún no publicados, y en los escasos manuscritos que le dejó el abate Brasseur de Bourbourg, más material original para deducir el carácter intelectual y la obra escrita de aquella esbelta e infortunada gente india, que lo que hasta ahora va presentado en los Comentarios Reales y libros de Sahagunes y Clavijeros.” (8:338) “De comedias indígenas, que es de lo que vamos hablando, poquísimo se sabe, a no ser lo que revelan el Rabinal Achi, diálogo avivado con bailes, como tenían por uso escribirlos y representarlos los indios nahuatles, que el abate Brasseur descubrió y sacó a luz, con aquellos ampulosos y ligeros comentarios suyos…”  (8:339) En una de sus Escenas Norteamericanas de La Nación de Buenos Aires del 20 de agosto de l885 refiriéndose al libro de Edward Payson Vining, An Inglorious Columbus (Un Colón sin gloria) nos entrega algunas valoraciones al comentar que al autor del libro “… los americanistas acusan de romanesco y novador, como al abate Brasseur, quien solía dar por cierto lo que le parecía y se llevó de Guatemala, lo cual no ha hecho Vining, riquezas de librería antigua que generosamente pusieron en sus manos los guatemaltecos.” (10:268) Esta último comentario alude al hecho histórico conocido de que Brasseur extrajo de la biblioteca de la Universidad Nacional de Guatemala el texto más antiguo que se conserva del Popol Vuh que es una transcripción del texto quiché hecha a principios del siglo XVIII por el fraile dominico Francisco Ximénez y lo publicó por primera vez en forma completa en 1861. Tras la muerte de Brasseur el sagrado documento se vio envuelto en una triste historia comercial de compra-ventas y subastas para terminar en la Biblioteca Newberry de la Ciudad de Chicago. REGRESAR

Charles Ethienne

Brasseur de Bourbourg


Briseis        

Artículo: La Ilíada de Homero

Nombre completo: Briseis  

Actividad/ Nacionalidad:  

Época: No aplica     

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Este personaje tiene dos apariciones en el artículo La Ilíada de Homero. Al principio, como parte de la presentación de los personajes y la trama Martí explica: "Agamenón dijo que devolvería a Criseis, si Aquiles le daba a Briseis, la cautiva que él tenía en su tienda." (18:327) Más adelante con el desenvolvimiento de la trama vemos los resultados de esta disputa: "Ya Agamenón se ha arrepentido, ya el consejo de reyes le ha mandado regalos preciosos a Aquiles, ya le han devuelto a Briseis, que llora al ver muerto a Patroclo, porque fue amable y bueno." (18:335) No hemos hallado otras referencias sobre Briseis en el resto de la obra martiana conocida. Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo del Centro de Estudios Martianos (1)  REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero Edición Crítica, 101 pp.

Briseis, óleo del pintor contemporáneo canadiense Lasarasu


Bruto

Artículo: Las Ruinas Indias      

Nombre completo: Lucio Junio Bruto          

Actividad/ Nacionalidad: Fundador de la República Romana             

Época: 509 ó 505 a. C.   

Obras citadas: Ninguna        

Comentarios: En Las Ruinas Indias, como parte de la exposición de sus convicciones sobre la igualdad de la naturaleza humana, Martí realiza un hábil rejuego comparativo de elementos históricos con un sentido espacio-temporal, para enfrentar en un plano de equidad a nuestros pueblos indios con los de otras naciones, incluyendo a los propios conquistadores. Es aquí cuando incluye a la figura de Bruto: ”Hay reyes como el chichimeca Netzahuaipilli, que matan a sus hijos porque  faltaron a la ley, lo mismo que dejó matar al suyo el romano Bruto…” (18:381) Respecto a este personaje parece haber cierta confusión pues existen varios Bruto en la historia romana. El Volumen 26 de las Obras Completas refiere al Bruto que se menciona en La Edad de Oro como Marco Junio Bruto junto a otras referencias de Martí. Sin embargo no hemos hallado en ninguna fuente a nuestro alcance que  Marco Junio Bruto haya matado a ninguno de sus hijos por faltas a la ley, como refiere Martí al citar al personaje. Quien si lo hizo fue Lucio Junio Bruto que sentenció a sus hijos Tito y Tiberio a muerte y fueron ejecutados por traición al participar en una conspiración en su contra. El propio Lucio Junio Bruto, en calidad de consul, presidió la ejecución. Incluso, este hecho fue llevado al lienzo por el pintor francés Jacques-Louis David en la obra Los lictores llevan a Bruto el cuerpo de sus hijos, que mostramos en las imágenes adjuntas. En el resto de la obra martiana las referencias que aparecen sí corresponden a Marco Junio Bruto. Esto es claro en  su cuaderno de apuntes número 20 donde dice: “…“brillaban por su ausencia.- Sed praefulgebant Cassius atque Brutus eo ipso quod effigies” (21:463) Según el Dictionario de griego y romano en su biografía de Brutus, esta frase corresponde a Tácito, en sus Annales III Libro III (Párrafo 76), cuando narra los funerales de Junia, viuda de Casio y hermana de Marco Junio Bruto, dice que delante de la urna, según era norma en los funerales romanos, llevaban procesionalmente los retratos de sus antepasados, y que los que más lucían eran los de Casio y Bruto, que faltaban pero que la imaginación creía ver en el fúnebre cortejo. El poeta José María de Heredia en su traducción del episodio relatado por Tácito escribe: “Delante de la urna fúnebre llevaban a sus antepasados: entre todos los héroes, que, presentes a nuestros ojos, provocaban el dolor y el reconocimiento, Bruto y Casio brillaban por su ausencia”. REGRESAR

Lucio Junio Bruto 

Los lictores llevan a Bruto el

cuerpo de sus hijos, cuadro de Jacques-Louis David (1789)


Buda    

Artículos: La historia del hombre/ Las ruinas indias/ La exposición de París/ Un paseo por la tierra de los anamitas/Cuentos de elefantes

Nombre completo: Gautama Buda  

Actividad/ Nacionalidad: Legendario sabio indio y  figura religiosa para budistas e hindúes

Época:  Hacia 563 AC    

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: Buda es el personaje más citado en La Edad de Oro, con 23 apariciones. En La historia del hombre aparece como elemento de la arquitectura religiosa indostana: "Junto a Persia está el Indostán, que es de los pueblos más viejos del mundo, y tiene templos de oro, trabajados como trabajan en las platerías la filigrana, y otros templos cavados en la roca, y figuras de su dios Buda cortadas a pico en la montaña."  (18:365)  En Las ruinas indias le sirve de tema comparativo sobre la religión y la identidad universal del hombre: "...a los lados de una como cruz, tan alta como ellos; sólo que no es cruz cristiana, sino como la de los que creen en la religión de Buda, que también tiene su cruz." (18:387) En La exposición de París, ya aparece como elemento particular de la cultura y la religión anamita: "Un anamita solo, sentado en cuclillas, mira, con los ojos a medio cerrar, la pagoda de Angkor, la de la torre como la flor de magnolia, con el dios Buda arriba, el Buda de cuatro cabezas." (18:428) Este elemento se repetirá en  Un paseo por la tierra de los anamitas: "“¿Y para qué necesitamos tener los ojos más grandes”, dicen los anamitas, “ni más juntos a la nariz?: con estos ojos de almendra que tenemos, hemos fabricado el Gran Buda de Hanoi, el dios de bronce, con cara que parece viva, y alto como una torre..." (18:461) Más adelante, en este mismo artículo, narrará Martí la historia de Buda, en un extenso texto con este comienzo: "Buda es su gran dios, que no fue dios cuando vivió de veras, sino un príncipe bueno, tan fuerte de cuerpo que mano a mano echaba por tierra a leones jóvenes, y tan hermoso que lo quería como a su corazón el que lo veía una vez, y de tanto pensamiento que no podían los doctores discutir con él, porque de niño sabía más que los doctores más sabios y viejos." (18:464) Buda seguirá siendo una constante en el artículo que transita de su vida a la difusión de su obra por sus discípulos, la manipulación de la iglesia y el rey de su figura y su papel como elemento de identidad cultural en la resistencia anticolonialista de los anamitas. En Cuentos de elefantes, nuevamente le sirve de tema comparativo sobre la religión: "En Siam no es sólo cariño lo que le tienen al elefante, sino adoración, cuando es de piel clara, que allá creen divina, porque la religión siamesa les enseña que Buda vive en todas partes, y en todos los seres, y unas veces en unos y otras en otros. y como no hay vivo de más cuerpo que el elefante, ni color que haga pensar más en la pureza que lo blanco, al elefante blanco adoran, como si en él hubiera más de Buda que en los demás seres vivos." (18:488-489) Buda tiene numerosas referencias en el resto de la obra martiana. REGRESAR


Buffon      

Artículo: Cuentos de elefantes

Nombre completo: Georges Louis Leclerc, conde de Buffon

Actividad/ Nacionalidad: Botánico, matemático,  cosmólogo y escritor francés

Época:  1707-1788    

Obras citadas indirectamente: Buffon's natural history of man, the globe and of quadrupeds

Comentarios: La figura de Buffon no se menciona realmente en La Edad de Oro pero en Cuentos de elefantes hay varias anécdotas sobre estos paquidermos, que fueron tomadas por Martí de una de sus obras, según hemos hallado en nuestra reciente investigación (1). La primera anécdota es: "Pero los que conocen bien al animal dicen que sabe de arrepentimiento y de ternura, como un cuento que trae un libro viejo que publicaron, allá al principiar este siglo, los sabios de Francia, donde está lo que hizo un elefante que mató a su cuidador, que allá llaman cornac, porque le había lastimado con el arpón la trompa; y cuando la mujer del cornac se le arrodilló desesperada delante con su hijito, y le rogó que los matase a ellos también, no los mató, sino que con la trompa le quitó el niño a la madre, y se lo puso sobre el cuello, que es donde los cornacs se sientan, y nunca permitió que lo montase más cornac que aquél." (18:487) Más adelante aparece otra que dice: "...porque le puede suceder lo que al pintor francés que, para pintar a un elefante mejor, le dijo a su criado que se lo entretuviese con la cabeza alta tirándole frutas a la trompa, pero el criado se divertía haciendo como que echaba al aire fruta sin tirarla de veras, hasta que el elefante se enojó, y se le fue encima a trompazos al pintor, que se levantó del suelo medio muerto, y todo lleno de pinturas." (18:488) Ambas anécdotas son tomadas del libro de Buffon: Historia natural del hombre y los cuadrúpedos de 1857. (2) En La Opinión Nacional, del 14 de junio de 1882 hay una referencia a este naturalista: "Ya en 1748, Buffon y Needham se declararon en favor de la hipótesis de la generación espontánea." (23:314) REGRESAR


Notas:  (1) Alejandro Herrera Moreno 2009. El universo cultural de La Edad de Oro a través de sus personajes y obras. IV Coloquio Internacional José Martí y las Letras Hispánicas, mayo 13-15, La Habana, Cuba.

(2) Georges Louis Leclerc Buffon  1857. Chapter XVI. Of the elephant. Pp. 99-113. En: Buffon's Natural history of man, the globe, and of quadrupeds v. 1-2, 298 pp.

Georges Louis Leclerc,

Conde de Buffon

Portada del libro de Buffon de donde tomó Martí sus anécdotas para Cuentos de elefantes


Bulwer Lytton

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Edward George Earl Bulwer Lytton

Actividad/ Nacionalidad: Escritor inglés

Época: 1803-1873

Obra citada directamente: Ismael

Comentarios: Lytton aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles había escrito: “Bulwer Lytton produced his Ismael at fifteen, and Weeds and Wildflowers (a volume of poems) at twenty-one.” (1) Para Músicos, poetas y pintores, Martí traduce solamente la primera parte: “Bulwer Lytton tenía hecho a los quince su Ismael.” (18:399)  Hay referencias a Lytton en la obra martiana. En sus fragmentos, con el número 397, menciona un poema de Lytton en una nota que dice “Poesías inglesas y de los E.U. que debo recordar…[…]…Aux Italiens, uno de los “Fifty Perfect Poems”, de Dana, por Robert B. Lytton” (22:276) Desde La América de Nueva York en 1884 en su artículo Adelantos en México menciona a dos personajes de la  novela de Lytton llamada Kenelm Chíllingly: “Recuerda México a un buen caballero de un libro encantador del inglés Bulwer Litton, admirable libro, llamado del nombre de su héroe “Kenelm Chíllingly”; el cual caballero inglés, Sir Leopold Travers…” (7:33) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 84-85. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Edward George Earl Bulwer Lytton


Byron

Artículo: Músicos poetas y pintores             

Nombre completo: George Gordon Lord Byron

Actividad/ Nacionalidad: Poeta inglés         

Época: 1788-1824     

Obras citadas directamente: Hours of Idleness (Horas de Ocio)/ English Bards and Scotch Reviewers (Los Poetas Ingleses y los Críticos de Escocia)/ Childe Harold  

Comentarios: Byron aparece en La Edad de Oro, ocupando un espacio importante en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. Desde el esbozo biográfico de Tomás Moore Martí toma la referencia de Smiles y conocemos de un libro sobre la Vida de Byron (18:398). Más adelante se desarrolla la reseña biográfica del personaje, que en Great young men de Smiles, aparece así: “Byron was another great and erratic genius, belonging to the same group as Keats and Shelley. Of turbulent and violent temper, he was careless of learning at school, yet he could “fall in love” when not quite eight years old. He was club-footed. While at Aberdeen he was nicknamed "Shauchlin" Geordie; yet he strove to distinguish himself in the sports of youth, and, like Keats, he fought his way to supremacy amongst his schoolfellows, "losing," as he himself says, "only one battle out of seven." While at Trinity College, Cambridge he kept a bear and several bull-dogs, and indulged in many eccentricities. A strange training, one would think, for a poet! Yet, as early as his twelfth year, he had broken out into verse, inspired by the boyish passion which he entertained for a cousin of about his own age. With all his waywardness, Byron was a voracious reader in general literature, and he early endeavoured to embody his thoughts in poetry. In his eighteenth year, while yet at college, he had printed a thin quarto volume of poems for private circulation, and in the following year he published his Hours of Idleness. Stung into revenge by the contemptuous notice of his volume by Henry Brougham in the Edinburgh Review, he published, at twenty-one, his English Bards and Scotch Reviewers. Three years later, when twenty-four, the first canto of his Childe Harold appeared. "At twenty-five," said Macaulay, he found himself on the highest pinnacle of literary fame, with Scott, Wordsworth, Southey, and a crowd of other distinguished writers at his feet. There is scarcely an instance in history of so sudden a rise to so dizzy an eminence." He died in his thirty-seventh year an age that has been fatal to so many men of genius.” (1) Martí adapta el texto completo y con su poder de síntesis traduce: “Byron fue otro genio extraordinario y errante de la misma época de Shelley y de Keats. Desde la escuela se le conoció el carácter turbulento y arrebatado. De los libros se cuidaba poco; pero antes de los ocho años ya sufría de penas de hombre. Tenía una pierna más corta que la otra, aunque eso no le quitaba los bríos, y se hizo el dueño de la escuela a fuerza de puños, como Keats: él mismo cuenta que de siete batallas perdía una. Cuando estaba en Cambridge de estudiante, tenía en su casa un oso y varios perros de presa, y cada día contaban de él una historia escandalosa: aquél era sin embargo el niño sensible que a los doce años había celebrado en versos sentidos a una prima suya. Leía con afán todos los libros de literatura, y a los dieciocho años publicó para sus amigos su primer libro de versos: Horas de Ocio. La Revista de Edimburgo habló del libro con desdén, y Byron contestó con su célebre sátira sobre los Poetas Ingleses y los Críticos de Escocia. Cumplía los veinticuatro cuando salió al público el primer canto de su poema Childe Harold. “A los veinticinco años”, dice Macaulay, “se vio Byron en la cima de la gloria literaria, con todos los ingleses famosos de la época a sus pies. Byron era ya más célebre que Scott, Wordsworth, y Southey. Apenas hay ejemplo de un ascenso tan rápido a tan vertiginosa eminencia.” Murió a los treinta y siete años, edad fatal para tantos hombre de genio.” (18:393) La traducción es prácticamente textual con algunos cambios interesantes, como cuando Smiles dice que Byron se enamoró antes de los ocho años (“fall in love when not quite eight years old”) y Martí traduce: “antes de los ocho años ya sufría de penas de hombre.” Martí también cambia el nombre de la escuela: "Trinity College", por el lugar: "Cambridge" y elimina la frase de Smiles cuando hablando de las excentricidades de Byron dice: “A strange training, one would think, for a poet!” Para Martí no era nada raro ver juntas la extravagancia –como muestra de originalidad- junto al talento poético. El vínculo de Martí con el poeta inglés empieza temprano pues en 1866, trabaja en la traducción de A Mistery de Byron, según leemos en sus fragmentos: "Allá 16 años hace, cuando tenía yo 13, revolvía con cierto desembarazo The American popular lessons, -e intenté la traducción del Hamlet. Como no pude pasar de la escena de los sepultureros, y creía yo entonces indigno de un gran genio que hablara de ratones, -me contenté con el incestuoso “A Mystery” de Lord Byron." (22:285) La obra martiana está llena de referencias a Lord Byron. La anécdota de la crítica desdeñosa de La Revista de Edimburgo que leemos en La Edad de Oro aparece en su cuaderno de apuntes número 18, donde comenta: “¿A Byron, no le dijo la Edimburgh Review que renunciara a los versos, que no sabía Ortografía?” (21:426) En La Opinión Nacional del 13 de enero de 1882 también hace alusión al incidente: “La Revista de Edimburgo, que es un periódico antiguo y famoso, que dio por cierto mucho que hacer a lord Byron e  inspiró una de sus más ásperas sátiras…” (23:150) Hay referencias a sus obras: Giuour (5:194), Childe Harold, El Corsario (15:355), Mazeppa, Lara (15:356), o a sus personajes: Astarté de Manfredo (15:357) o Don Juan de su obra homónima (23:213; 22:231) Hay calificativos directos para Byron “…ofendido, generoso, ardiente…” (13:311), “…con su lira de ala de llama…” (14:88)  que “…veía la injusticia, y la azotaba…” (15:417); o para aquellos con quienes compara: “… tan bello como Byron…” (9: 337), “el resplandor de Byron…” (6:368), “…dudan como Byron…” (15:25) o “…arranques del escepticismo de Byron…” (15:31). Hay en sus fragmentos tres páginas donde comenta y valora al poeta y su obra (15:355-357)  En su ensayo sobre Pushkin, publicado en The Sun de Nueva York el,, 28 de agosto de 1880 nos dice, en fin: “Byron había muerto con la espada puesta sobre su lira…” (15:417) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 92. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

George Gordon Lord Byron


Cacama      

Artículo: La Exposición de París

Nombre completo: Cacamatzin o Cacama   

Actividad/ Nacionalidad: Gobernante de Tetzcuco

Época: 1483 - 1520   

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En su artículo La Exposición de París como parte de la presentación del pabellón mexicano, Martí escribe: "Como con un cinto de dioses y de héroes está el templo de acero de México, con la escalinata solemne que lleva al portón, y en lo alto de él el sol Tonatiuh, viendo como crece con su calor la diosa Cipactli, que es la tierra: y los dioses todos de la poesía de los indios, los de la caza y el campo, los de las artes y el comercio, están en los dos muros que tiene la puerta a los lados, como dos alas; y los últimos valientes, Cacama, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, que murieron en la pelea, o quemados en las parrillas, defendiendo de los conquistadores la independencia de su patria..." (18:417-418) En la obra martiana hay una referencia a este guerrero azteca en su diario de Montecristi a Cabo Haitiano donde leemos: “Con mucho amor leí de Cacama, y de Cuitláhuac, que a cadáveres heroicos le tupían los cañones a Cortés.” (19:212) Para profundizar en este personaje y otros de La Exposición de París remitimos al interesado a la Edición Crítica del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Exposición de París Edición Crítica, La Habana, 141 pp.

Monumento a Cuauhtémoc en el Paseo de la Reforma que lleva los nombres de los reyes guerreros:  Cacama, Cuitláhuac, Coanacoch

 y Tetepanquetzal


Calcas     

Artículo: La Ilíada de Homero

Nombre completo: Calcas

Actividad/ Nacionalidad: Mitología griega

Época:  No aplica    

Obras citadas: No aplica

Comentarios: Este personaje se menciona dos veces en la primera parte del artículo La Ilíada de Homero, como parte del siguiente párrafo: "Por una prisionera fue la disputa de los reyes, porque Agamenón se resistía a devolver al sacerdote troyano Crises su hija Criseis, como decía el sacerdote griego Calcas que se debía devolver, para que se calmase en el Olimpo, que era el cielo de entonces, la furia de Apolo, el dios del Sol, que estaba enojado con los griegos porque Agamenón tenía cautiva a la híja de un sacerdote: y Aquiles, que no le tenía miedo a Agamenón, se levantó entre todos los demás, y dijo que se debía hacer lo que Calcas quería, para que se acabase la peste de calor que estaba matando en montones a los griegos, y era tanta que no se veía el cielo nunca claro, por el humo de las piras en que quemaban los cadáveres." (18:327) No hemos hallado otras referencias a este personaje en el resto de la obra martiana. Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero Edición Crítica, 101 pp.

El sacrificio de Ifigenia de

Giovanni Battista Tiepolo, donde aparecen Calcas, Ifigenia y su padre Agamenón

 


Calderón

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Pedro Calderón de la Barca

Actividad/ Nacionalidad: Poeta y dramaturgo español

Época: 1600-1681

Obra citada directamente: El Carro del Cielo

Comentarios: Calderón aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “Lope de Vega and Calderón, two of the most prolific of dramatists, began writing very early the one at twelve, the other at thirteen…[…]…Calderón also was a most prolific playwriter in his youth, having added some four hundred dramas to the national stock. His first work, Carro del Cielo, was written at thirteen. He became a priest at fifty, and wrote only sacred pieces after he had entered the Church.” (1) Para Músicos poetas y pintores, Martí traduce casi textualmente: “Lope de Vega y Calderón, que son los que más han escrito para el teatro, empezaron muy temprano, uno a los doce años y otro a los trece…[…]…Calderón no escribió menos de cuatrocientos dramas. A los trece años compuso su primera obra El Carro del Cielo. A los cincuenta se hizo sacerdote, como Lope, y ya no escribió más que piezas sagradas." (18:396) El Carro del Cielo (llamada también de San Elías) aparecía incluido en el contenido del Tomo 10 preparado por Diego Juan de Vera Tassis y Villarroel -amigo de Calderón y editor de sus obras- para ser publicado, al igual que hizo con los otros nueve tomos  pero no hay noticia de que haya sido impreso. Desgraciadamente, esta obra se ha perdido y sobre ella se conjetura que probablemente fue un auto sacramental que se representó en Valencia en 1627. (3) La obra martiana, a lo largo de toda su cronología, está llena de referencias a Calderón que ilustran la admiración del Maestro. En la Revista Universal de México hay varias referencias entre 1875 a 1876. Así, leemos en el número de septiembre 10 de 1875: “…el nunca muerto Calderón…” (6:325), en el del 13 de marzo de 1875: “…aquella habla divina con que arrobaba y encanta Calderón…” (15: 42), en el de noviembre 13 de 1875: “Calderón es el más grande de los poetas españoles muy por encima del ingenioso Tirso y del valiosísimo fray Lope.- Realizó su pensamiento en aquella época; tal vez: al pensar sus caracteres, los pensó espontáneamente en ella y de aquí esa obra nueva, caballeresca por la forma: más apasionada que caballeresca: ajena a la mezquina escuela actual y rica de originalidad y sentimiento.” (15:87) y en el de agosto 23 de 1876: “Es Calderón en el ingenio humano cima altísima, y allá en el cielo alto se hallan juntos, él y Shakespeare grandioso, a par de Esquilo, Schiller y el gran Goethe. Y a aquella altura: nadie más.” (6:439) En su trabajo sobre poesía dramática americana de Guatemala en febrero de 1878 nos habla del: “…renaciente teatro español, por Lope dado a vida, por Calderón levantadísimo...” (7:176) Hay todo un trabajo publicado por El centenario de Calderón en La Opinión Nacional de Caracas del  23 de junio de 1881 (15:117) que cuenta con un anuncio en el artículo previo Centenario de Calderón. Primeras nuevas (15:107) en el mismo periódico, donde nos anuncia las celebraciones por  "…aquel hombre de su tiempo y de todos los tiempos, filósofo rebelde y siervo manso, rey de suyo y soldado de reyes, gran meditabundo, gran esperador, gran triste, sacerdote más que por creencia en lo divino, por desdén en lo humano: Calderón de la Barca.” (15:111) En La Opinión Nacional de Caracas el 23 de febrero de 1882: “Calderón en su hermosísima habla vieja…” (14: 375) En su cuaderno de apuntes número 4 aparece esta nota: “Obrar bien es lo que importa”.-Calderón.” (21:144) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 87. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Don Eugenio Hartzenbusch 1848. Biblioteca de autores españoles. Comedias de Don Pedro Calderón de la Barca. Tomo Primero. Imprenta de la Publicidad, Madrid

(3) A. Valbuena-Briones. La primera "comedia" de Calderón, Centro Virtual Cervantes.

Pedro Calderón de la Barca


Canova

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Antonio Canova

Actividad/ Nacionalidad: Escultor italiano neoclásico

Época: 1757-1822

Obra citada: Ninguna

Comentarios: Canova aparece en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Samuel Smiles escribe: “Canova is said to have given indications of his genius at four years old by modelling a lion out of a roll of butter. He began to cut statuary from the marble at fourteen, and went on from one triumph to another.”(1) Para Músicos poetas y pintores Martí traduce solo la primera parte: “Canova el escultor, hizo a los cuatro años un león de un pan de mantequilla.” (18:394) Salvo esta anécdota sobre el león elaborado con el pan con mantequilla como obra efímera de la niñez de Canova, no hay referencia a ninguna otra obra posterior de este autor. Sin embargo, Martí conocía la obra de este escultor pues años antes, en julio 16 de 1876 en su artículo sobre la muerte del escultor francés Francisco Dumaine había dicho en la  Revista Universal de México: “Si hubiera hecho una Venus, habría hecho la de Canova, tan bella en escultura como en pintura…” (6:412) La anécdota del león alude a un elemento figurativo que caracterizó algunas de las obras posteriores de Canova: los leones, como son ejemplo el Monumento Funerario a Clemente XIII en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, donde aparecen dos leones dormidos de gran belleza o la tumba de la Duquesa María Cristina de Saxony-Teschen en la Iglesia de los Agustinos en Viena que también muestra un león reposando. La Galería de Arte de la Web ofrece varias obras de Canova. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 83. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Antonio Canova


Caperucita     

Artículo: La Exposición de París

Nombre completo: Caperucita roja

Actividad/ Nacionalidad:  Personaje de cuento infantil

Época: No aplica     

Obras citadas: No aplica

Comentarios: En el artículo La Exposición de París, aparecido en el número de septiembre de La Edad de Oro, leemos: "Y para nosotros, los niños, hay un palacio de juguetes, y un teatro donde están como vivos el pícaro Barba Azul y la linda Caperucita Roja. Se le ve al pícaro la barba como el fuego, y los ojos de león. Se le ve a la Caperucita el gorro colorado, y el delantal de lana." (18:409) Charles Perrault (1628-1703) fue el primero que recogió esta historia y la incluyó en un volumen de cuentos (1697). Al igual que en el resto de sus cuentos, quiso dar una lección moral a las jóvenes que entablan relaciones con desconocidos, añadiendo una moraleja explícita, inexistente hasta entonces en la historia original. En 1812, los Hermanos Grimm (1785- 863) retomaron el cuento, y escribieron una nueva versión, que fue la que hizo que Caperucita Roja fuera conocida casi universalmente, y que, aún hoy en día, es la más leída. No hay otras referencias a este pequeño personaje en el resto de la obra martiana. REGRESAR

Caperucita roja


Carlos V   

Artículo: El Padre Las Casas

Nombre completo: Carlos V   

Actividad/ Nacionalidad:   Carlos de Austria y rey de España

Época: 1500-1558     

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En el artículo El Padre Las Casas, aparecido en el número de septiembre de 1889 de La Edad de Oro, Martí presenta este personaje en el marco de la actividad defensora del Padre Las Casas, al decir: "Si estaba en ‘Viena, cuando el rey Carlos de los españoles era emperador de Alemania, se ponía un hábito nuevo, y se iba a Viena." [18: 446] Más adelante, nos da el sentido del tiempo y de la tenacidad de la lucha del clérigo Fray Bartolomé de las Casas, a la vez que lo infructuoso de sus demandas, a través de las sucesiones de personajes reales a los cuales acude en defensa de los indios:  "Solo estuvo en la pelea; solo cuando Fernando, que a nada se supo atrever, ni quería descontentar a los de la conquista, que le mandaban a la corte tan buen oro; solo cuando Carlos V, que de niño lo oyó con veneración, pero lo engañaba después, cuando entró en ambiciones que requerían mucho gastar, y no estaba para ponerse por las “cosas del clérigo” en contra de los de América, que le enviaban de tributo galeones de oro y joyas; solo cuando Felipe II, que se gastó un reino en procurarse otro, y lo dejó todo a su muerte envenenado y frío, como el agujero en que ha dormido la víbora." [18: 446] Carlos V tiene varias referencias en la obra martiana. REGRESAR

 Carlos V   


Página Web confeccionada por Alejandro Herrera Moreno de la Fundación Cultural Enrique Loynaz

Última actualización: Febrero 20, 2017, Santo Domingo, República Dominicana