Página 10 de 11


Príamo

Artículo: La Iliada de Homero

Nombre completo: Príamo 

Actividad/ Nacionalidad: Mitología griega

Época: No aplica

Obras citadas: No aplica

Comentarios: El personaje de Príamo -padre de Héctor y París-  aparece en el artículo La Ilíada de Homero como parte de los protagonistas de la trama de esta epopeya. Martí lo presenta como "...el viejo Príamo..." (18:327) quien, cuando la muerte de Héctor, logra con súplicas "...que Aquiles le devuelva el cadáver, para quemarlo en Troya en la pira de honor, y guardar los huesos blancos en una caja de oro." (18:328)  "Príamo, el de la cabeza blanca y la barba blanca -Príamo, que se le arrodilló a los pies, y le besó las manos muchas veces, y le pedía llorando el cadáver de Héctor." (18:336) En total se menciona catorce veces a lo largo de este artículo. Hay algunas menciones a este personaje en la obra martiana. En su Cuaderno de apuntes número 2 (21:96- 98) y en sus fragmentos (22:36) hay copiados pasajes de La Iliada, donde también se le menciona. (19:426) Para profundizar en este personaje y otros de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica del Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero. Edición Crítica, 101 pp.     

Detalle de Príamo

en una vasija pintada por Euthymides, hacia 510 AC


Quetzacoatl       

Artículo: Las Ruinas Indias

Nombre completo: Quetzalcóatl (Serpiente emplumada)

Actividad/ Nacionalidad: Deidad de las culturas de Mesoamérica, en especial de la azteca

Época:  No aplica   

Obras citadas: No aplica   

Comentarios: En Las Ruinas Indias, leemos: "Las armas de fuego y las armaduras de hierro de los españoles no amedrentaron a los héroes indios; pero ya no quería obedecer a sus héroes el pueblo fanático, que creyó que aquéllos eran los soldados del dios Quetzalcoatl que los sacerdotes les anunciaban que volvería del cielo a libertarlos de la tiranía." (18:382-383) En el resto de la obra martiana hay dos referencias a este personaje. En sus fragmentos hay dos menciones de esta deidad. La primera dice: “Cenizas de Quetzalcoatl suben al cielo a manera de nubes coronadas por sus aves de brillante plumaje, de sus aves queridas de Toblan: y de entre ellas, el alma de Quetzalcoatl al cielo...” (22:28) La segunda mención aparece en la copia de un pasaje del libro de Tomas Gage: “Otros había junto a la orilla de la laguna; cabe un puente levadizo, los cuales gritaban a Cortés que, pues era hijo del Sol, intercediera con su padre, a fin de que los hiciera perecer; y después, dirigiéndose al Sol mismo, le suplicaban que pusiera fin a su mísera vida, y los dejara ir a gozar del descanso que esperaban hallar junto a su dios Quetzalcoatl.” (22:186) REGRESAR

 Quetzalcoatl,

la serpiente emplumada


Quintiliano

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Marco Fabio Quintiliano

Actividad/ Nacionalidad: Retórico y pedagogo hispano-romano

Época: 35-95 D.C.

Obra citada indirectamente: Institutio Oratoria / Instituciones Oratorias

Comentarios: Quintiliano se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles  decía: “There be some,” said Bacon, “who have an over-early ripeness in their years, which fadeth betimes;” corresponding with the words of Quintilian: Inanibus aristis ante messem flavescunt.” (1)  En Músicos poetas y pintores, traduciendo a Samuel Smiles, Martí dice: “Hay algunos —dice el inglés Bacon— que maduran mucho antes de la edad y se van como vienen", que es lo mismo que dice en su latín elegante el retórico Quintiliano.” (18:391) Como puede, verse Martí elimina en su versión la cita de latín (2) e incorpora nuevos adjetivos que muestran sus propios criterios sobre Quintiliano y lo valorizan.  De hecho, en la obra martiana hay varias referencias elogiosas a “Quintiliano, el más famoso maestro de su tiempo…” (25:153), con su latín “… lleno de alamares y de lentejuelas…” (5:166) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931 Chapter III. Great young men. Pp. 76. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) La cita en latín corresponde al Capítulo 3 del Libro I de Institutio Oratoria obra enciclopédica para formar a un orador que dio fama a Quintiliano. Puede traducirse como “florece antes del tiempo de la cosecha pero sin ningún grano.”

Estatua a Quintiliano en su Calahorra natal, por Antonio Loperena Eseverri.


Rafael

Artículo: Músicos poetas y pintores 

Nombre completo: Rafael Sanzio             

Actividad/ Nacionalidad: Pintor y arquitecto italiano         

Época: 1483-1520           

Obras citadas directamente: Escuela de Atenas/ La Transfiguración                   

Comentarios: Rafael se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “Raphael was another wonderfully precocious youth, though his father, unlike Michael Angelo's, gave every encouragement to the cultivation of his genius. He was already eminent in his art at the age of seventeen. He is said to have been inspired at the sight of the great works of Michael Angelo, which adorned the Sistine Chapel at Rome. With the candour natural to a great mind he thanked God that he had been born in the same age with so great an artist, Raphael painted his "School of Athens" in his twenty-filth year, and his "Transfiguration" at thirty-seven, when he died. This picture was carried in the funeral procession to his grave in the Pantheon; though left unfinished, it is considered to be the finest picture in the world.” (1) Para su Músicos poetas y pintores Martí traduce casi textualmente: “La precocidad de Rafael fue también asombrosa, aunque su padre no se le oponía, sino le celebraba su pasión por el arte. A los diecisiete años ya era pintor eminente. Cuentan que se llenó de admiración al ver las obras grandiosas de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, y que dio en voz alta gracias a Dios por haber nacido en el mismo siglo de aquel genio extraordinario. Rafael pintó su Escuela de Atenas a los veinticinco años y su obra Transfiguración a los treinta y siete. Estaba acabándola cuando murió, y el pueblo romano llevó la pintura al Panteón, el día de los funerales. Hay quien piensa que La Transfiguración de Rafael, incompleta como está, es el cuadro más bello del mundo.” (18:394) La obra de Martí está llena de referencias a Rafael. Hay varias alusiones de belleza y serenidad evocando a Rafael o a imágenes de sus cuadros. En Amistad funesta emplea los términos “…una virgen de Rafael…” (18:213) y “…dulce como una cabeza del mismo Rafael.” (18:224) En Horas de lluvia habla de una criatura “…que tenía la cara a la manera de los óvalos divinos…” de Rafael. En la Revista Universal de México el 28 de agosto de 1875 hace una semblanza física de la poetisa cubana Luisa Pérez de Zambrana donde dice: “…y para sí hubiera querido Rafael el óvalo que encierra aquella cara noble, serena y distinguida." (8:310) También aparece Rafael cuando quiere dimensionar el talento de otros artistas, como  el español “Goya, que dibujaba cuando niño con toda la dulcedumbre de Rafael…” según aparece en sus crónicas sobre arte en La Nación de Buenos Aires el 17 de agosto de 1886. (19:304) O el francés Paul Delaroche: “… el pintor que supo llenar de luz las sombras, y crear, como Rafael la virgen madre, la virgen Dolorosa…” (23:154) según leemos en La Opinión Nacional del 16 de enero de 1882. También viene a colación Rafael para ejemplificar, como hace desde la Revista Universal de México en noviembre 9 de 1875, una enseñanza: “Una gran imperfección garantiza un gran mérito. ¿No tiene acaso un brazo imperfecto el hermoso gladiador de Rafael? (15:79) Con igual intención leemos en una crítica de arte en The Hour de Nueva York, el 5 de junio de 1880: “Una pierna está algo desdibujada, pero ¿no desdibujó el propio Rafael una pierna en el “Spasímo”? (19:286) En The Hour de Nueva York, el 5 de junio de 1880, menciona el cuadro El Pasmo de Sicilia de Rafael con el nombre “Spasimo” (19:286) y vuelve a mencionarlo  en La Opinión Nacional de Caracas el  4 de octubre de 1881, en sus Escenas europeas. (14:99) En el mismo diario hay otra mención a Rafael en enero de 1882. Al dar sus noticias del Vaticano habla de los alabarderos, con  “…el alegre vestido de franjas rojas, amarillas y negras que inventó Rafael para ellos…” (14:309)  Varios escritos de Martí hablan de su valoración de Rafael y su obra. En sus notas sobre el pintor Madrazo dice: “Mirad los cuadros de Rafael: ¡son el Paraíso! “ (15:149) o “Fijémonos en los cuadros de Rafael -todos son paradisíacos.” (15:154) En sus fragmentos leemos: “He de escribir cuatro libros: Rafael, Miguel Ángel, Voltaire, Rousseau.” (22:246) En sus apuntes para los debates sobre el idealismo y el realismo en el arte, leemos: “¿Cuál fue el cuadro más bello? El de Rafael, de fijo…”  (19:428) Finalmente, en el cuento Horas de Lluvia lo define como “…aquel hijo predilecto de Dios que llaman los pintores Rafael.” (2) REGRESAR


 Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 82-83. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) José Martí 1981. Horas de lluvia. Anuario del Centro de Estudios Martianos, p. 8.

Autorretrato de Rafael Sanzio

La Escuela de Atenas de Rafael

La Transfiguración de Rafael


Raul       

Artículo: Bebe y el Señor Don Pomposo

Nombre completo: Raul  

Actividad/ Nacionalidad: No aplica 

Época:  No aplica     

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En el primer número de La Edad de Oro aparece el cuento Bebé y el Señor Don Pomposo de la autoría de Martí,  donde Raul es el primo pobre de Bebé y el objeto de la bondad de su primo al final de la historia. Al inicio del cuento Martí nos da su imagen: "Esta vez Bebé no va solo a París, porque él no quiere hacer nada solo, como el hombre del melón, sino con un primito suyo que no tiene madre. Su primito Raul va con él a París, a ver con él al hombre que llama a los pájaros, y la tienda del Louvre, donde les regalan globos a los niños, y el teatro Guiñol, donde hablan los muñecos, y el policía se lleva preso al ladrón, y el hombre bueno le da un coscorrón al hombre malo. Raul va con Bebé a París. Los dos juntos se van el sábado en el vapor grande, con tres chimeneas. Allí en el cuarto está Raul con Bebé, el pobre Raul, que no tiene el pelo rubio, ni va vestido de duquecito, ni lleva medias de seda colorada..." (18:344) No hemos hallado otras referencias de este personaje en la obra martiana. REGRESAR

¡Buenos noches, Bebé! Segundo dibujo de Bebé y el Señor Don Pomposo, donde aparece

el personaje Raul

 

 

Rentería       

Artículo: El Padre Las Casas

Nombre completo:  Pedro de la Rentería

Actividad/ Nacionalidad: Fraile dominico español, cronista, teólogo, filósofo, jurista y apologista de los indios.

Época: 1474 – 1566

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En el artículo El Padre Las Casas aparecido en el número de septiembre de La Edad de Oro, se menciona a  este personaje estrechamente ligado a la vida de Fray Bartolomé de Las Casas. Sobre este clérigo, Martí cuenta: "De noche, desvelado de la angustia, hablaba con su amigo Rentería, otro español de oro. ¡Al rey había que ir a pedir justicia, al rey Fernando de Aragón!" (18:444) No existe mucha información sobre este personaje, amigo y maestro de indios que fue copropietario con Bartolomé de Las Casas de una encomienda y junto a éste decidió devolverla a Diego Velásquez en 1514, al ver el maltrato a que eran sometidos los indios. Para un análisis detallado de este personaje y el artículo en cuestión remitimos al interesado a la interesante investigación de Ana Cairo en la Edición Crítica del Centro de Estudios Martianos. (1) REGRESAR


Notas: (1)  Ana Cairo 2001. José Martí, El Padre Las Casas, Edición Crítica, Centro de Estudios Martianos, Procesos Gráficos, 93 pp.

Bartolomé de Las Casas,

amigo de Pedro de la Rentería

 


Ricardo de Shrewsbury      

Artículo: Bebe y el Señor Don Pomposo

Nombre completo: Ricardo de Shrewsbury, duque de York y de Norfolk

Actividad/ Nacionalidad: No aplica 

Época:  1473-1483    

Obras citadas: Ninguna

Comentarios: En su cuento Bebé y el Señor Don Pomposo, como parte de la descripción física de su principal protagonista: Bebé, Martí escribe: "Bebé es un niño magnífico, de cinco años. Tiene el pelo muy rubio, que le cae en rizos por la espalda, como en la lámina de los Hijos del Rey Eduardo, que el pícaro Gloucester hizo matar en la Torre de Londres, para hacerse él rey." (18:344) Alude Martí a Ricardo Duque de York y Eduardo V Príncipe de Gales quien siendo apenas unos niños  su tío y  hermano del difundo rey Eduardo IV el Duque de Gloucester, encerró en la Torre de Londres  y eliminó finalmente tras ser declarados hijos bastardos, en una maniobra de su supuesto protector para afirmarse su propio camino a la corona de Inglaterra. Es realmente interesante como Martí incorpora a la descripción física de Bebé este hecho histórico que toca el tema de la muerte en el sentido ya bien explicado por Salvador Arias (1) como parte de una estrategia pedagógica (2) que viene además a reforzar el carácter de justicia social que subyace en el cuento. REGRESAR


Notas: (1) Arias, S. 1980. La Edad de Oro noventa años después. En: Acerca de La Edad de Oro, Editorial Letras Cubanas, p. 13.

(2) Herrera, A. 1989. Algunos criterios acerca de la estrategia pedagógica martiana en La Edad de Oro, En: Acerca de La Edad de Oro, Editorial Letras Cubanas, La Habana, Cuba, pp. 383-396.

El Rey Eduardo V y el Duque de York en la Torre de Londres, óleo de Paul Delaroche (1831)

 

Robert Browning

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Robert Browning

Actividad/ Nacionalidad: Poeta y dramaturgo inglés

Época: 1812-1889

Obra citada directamente: Paracelsus

Comentarios: Robert Browning se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887.  En Great young men, tras hacer la reseña de Elizabeth Barrett Browning, Smiles añade:  "...while Robert Browning, her husband, published his Paracelsus at twenty-three." (1) En Músicos, poetas y pintores Martí traduce textualmente  “…Robert Browning, su marido, publicó el Paracelso a los veintitrés.” (18:399)  Martí se refiere a su extenso poema dramático Paracelsus de 1835, dividido en cinco escenas o grupos de escenas, cada una de las cuales representa momentos críticos de la vida del conocido médico y alquimista suizo Paracelsus y sus amigos (Festus, Michal y Aprile) a través de una serie de monólogos. Numerosas referencias en la obra martiana hablan de su reconocimiento por este poeta. En sus notas periodísticas desde La Opinión Nacional el 24 de enero de 1882  aparecen sus valoraciones: “…en un estudio reciente sobre las primeras obras del más poderoso poeta que tiene hoy Inglaterra, Robert Browning, y que fueron, por cierto, muy maltratadas las unas, o calladas las otras, como si se las quisiese espantar con la burla, y sofocar con el silencio,-se lee que una bondadosa señora que quiso regalar a Browning las obras de Shelley, que son ahora clásicas, las buscó en vano en todas las librerías de Londres, donde era desconocido el nombre del poeta, muerto ya hacía tres años, y las halló al fin en una tienda de humilde apariencia, con las de “un John Keats”, que le recomendó el buen librero.” (23:168) En The Sun de Nueva York del 26 de noviembre de 1880, expresa:  “En todos los países los frutos del alma guardan analogía con los de la naturaleza. En Inglaterra, tierra de nieblas, aparece Browning…” (15:25)  Muere Browning el  12 de diciembre de 1889 y en La Nación de Nueva York, en enero 13 de 1890, Martí lo recuerda como “…el inglés profundo y confuso que acaba de morir…” (13:456)  En uno de sus cuadernos de apuntes hay una referencia al Paracelso de 1835 de Browning que se menciona en La Edad de Oro. (21:409) REGRESAR


 Notas: (1) Samuel Smiles 1931 Chapter III. Great young men. Pp. 93. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Robert Browning

 


Robert Burns

Artículo: Músicos poetas y pintores 

Nombre completo: Robert Burns       

Actividad/ Nacionalidad: Escritor escocés      

Época: 1759-1796            

Obras citadas directamente: Canciones montañesas        

Comentarios: Burns se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Samuel Smiles menciona a Burns en dos oraciones separadas, donde dice: “…Burns, though rather a dull boy, began to rhyme at sixteen…” y más adelante: “Robert Burns published his first volume in the same year." (1) Martí simplemente traduce: “Robert Burns, el poeta escocés, escribía ya a los dieciséis años sus encantadoras canciones montañesas.” (18:398) Posteriormente, Smiles menciona a Burns durante la reseña de Scott, pero Martí no lo incluye. La reseña de Burns aparece acompañada de una figura en un marco redondeado con su nombre al pie. Esta imagen tiene una interesante historia -que se recorre en las imágenes adjuntas- y parte del cuadro pintado por Alexander Nasmyth en 1787, el cual sirvió de inspiración al dibujo de Archibald Skirving, que a su vez fue la base del grabado de  John Beugo que ha sufrido -con cambios, ajustes y retoques- multiples reproducciones y es la que aparece en La Edad de Oro. Hay varias referencias a Burns en el resto de la obra martiana. La más extensa aparece en sus crónicas en La Nación de Buenos Aires del 7 de febrero de 1889, donde comenta la fiesta de los escoceses: "Luego fue el día festivo de los escoceses, congregados en torno al asta de cintas, que el escocés al danzar trenza y enreda, para bautizar, a la sombra de los árboles de otoño, y en día lluvioso por cierto, la estatua de su poeta, de su Robert Burns, a Robert Burns, a quien la buena Peggy, de crenchas amarillas y pies desnudos, era tan cara “como el otoño al labrador y la llovizna a las flores. Ricos y nobles se reunieron, con la cabeza descubierta, para honrar al que, en vida, sólo por cortesía descubrió la suya ante ellos, al que vivió libre y soberbio, prefiriendo el ahogo a la limosna, y el potaje del aprendiz a la zozobra del poeta cortesano; al que no pisó salas de duque, sino cuando por la fama de su genio pudo entrar en ellas de corona a corona; al que no se vendió a la majestad por puestos ni pensiones, ni quiso grados de pedantería, ni, latines inflados y griegos de imitación, sino el doctorado que aprendió en la virtud del alma, con una moza de la montaña por maestro, vagando juntos en los agostos ardorosos: por donde se baila, canta y ara; al que fue a la vez, con la mano en la pértiga honrada de Ayr, Beranger y Tibulo. Como hermano defendía arrogante a las “muchachas plebeyas” del desdén de las ricas, con sus estrofas por escudo, aunque de los versos de su abogado era de quien necesitaban defensa ellas, porque no tenían las aldeanas fuertes y amorosas de Ayrshire amigo más exigente y tierno que el que en vez de “ir con los rebaños divinos a pastar en los yerbales ortodoxos”, ni a escribir prosa venal o rimas palaciegas con el arte que le enseñaban el tordo enamorado y el alba húmeda, se iba, liga al jarrete y manta al hombro, inventando versos, a los fresales de Ballechmyle, donde Nannie lo espera, o a la orilla del río, a decir a la orgullosa Tibbie que no “le importa un pelo” que le mire mal por pobre, o a la vereda del maizal, donde no lo tendrán en menos porque ande despacio, al rumor del maíz, abrazando el talle de Peggy, fino como un arco joven. Y hay en todo lo de Burns majestad como de cumbre, y la tristeza de los grandes: que viene de vivir entre los hombres sin poder moderarles la fealdad, ni librarse de ellos.” (12:111-112) En una de sus Escenas Norteamericanas en La Nación de Buenas Aires del 11 de octubre de 1888, dice:  “…el poeta Burns, que con ser hijo de la tierra se sentía coronado…” (12:43)  REGRESAR


 Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 90 En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Robert Burns   

Cuadro de Robert Burns, óleo de Alexander Nasmyth (1787)

Dibujo de Robert Burns de Archibald Skirving, inspirado en el cuadro de Alexander Nasmyth

Grabado de Robert Burns por 

John Beugo, a partir del dibujo

de  Archibald Skirving.

Músicos poetas y pintores

Ilustración página 398


Rossini

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Gioachino Rossini

Actividad/ Nacionalidad: Compositor italiano

Época: 1792-1868

Obra citada directamente: Tancredo                           

Comentarios: En Grandes jóvenes, Samuel Smiles escribe: “Rossini's father was a horn-player in the orchestra of a strolling company of players, of which his mother was a second-rate actress and singer. At the age of ten young Rossini played second horn to his father. He afterwards sang in choruses until his voice broke. At eighteen he composed Cambiale di Matrimonio, his first opera; and three years later he composed his Tancredi, which extended his fame throughout Europe.” (1) Martí al traducir, elimina la obra Cambiale di Matrimonio y sintetiza: El padre de Rossini tocaba el trombón en una compañía de cómicos ambulantes, en que la madre iba de cantatriz. A los diez años Rossini iba con su padre de segundo; luego cantó en los coros hasta que se quedó sin voz; y a los veintiún años era el autor famoso de la ópera Tancredo.” (18:393) Hay algunas referencias a Rossini en la obra martiana. En La Opinión Nacional de Caracas del 26 de noviembre de 1881, Martí califica: “…esa música quebrada, vibrante, chispeante de Rossini…” (9:115) En La Nación de Buenos Aires del 6 de junio de 1884, donde alaba a la famosa soprano española Adelina Patti, menciona la ópera Semiramis de Rossini, cantada por ella con todo éxito en Nueva York  (10:47) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young man. Pp. 80-81. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Retrato de Gioachino Rossini,

de Vincenzo Camuccini

(Museo del Teatro de la Escala

de Milán, Italia)

Adelina Patti como Semiramis

en la ópera de Rossini


Salomón       

Artículo: La historia del hombre contada por sus casas/ Las ruinas indias

Nombre completo: Salomón  

Actividad/ Nacionalidad: Personaje bíblico, último rey de Jerusalén 

Época Su reinado quedaría situado entre los años 970 y 930 a.C.

Obras citadas: Templo de Jerusalén

Comentarios: Este personaje tiene dos apariciones en La Edad de Oro. En el artículo La historia del hombre contada por sus casas, al referirse a las casas hebreas, dice: "Solían hacer sus casas como el templo que fabricó su gran rey Salomón, que era cuadrado, con las puertas anchas de abajo y estrechas por la cornisa, y dos columnas al lado de la puerta." (18:363). En el artículo Las Ruinas Indias, como parte de su manejo comparativo de elementos históricos y culturales de diferentes civilizaciones, como expresión de la identidad universal del hombre, dice:  "...hay monarcas justos como Netzahualcoyotl, el gran poeta rey de los chichimecas, que sabe, como el hebreo Salomón, levantar templos magníficos al Creador del mundo, y hacer con alma de padre justicia entre los hombres." (18:381-382) En ambos casos se refiere Martí al Templo de Jerusalén construido por Salomón. Hay algunas referencias a este personaje y su templo en la obra martiana. En La América de Nueva York, en mayo de 1884, leemos:  “Salomón señaló a la hormiga como ejemplo de criaturas cuerdas e industriosas…” (15:401). En el mismo periódico y año habla de “…aquellas caballerizas afamadas del rey Salomón. ¡Gran rey aquél, que, sin monumentos y sin prensa, saca tantos codos por sobre los hombres y los pueblos de su tiempo, que se le ve entero y como vivo todavía! (7:34) En La Opinión Nacional de Caracas, el 6 de enero de 1882, menciona: “…el templo venerado de Salomón…” (9:205) En el mismo periódico, en febrero de 1882, el día 9 da la noticia de “…la obra de restauración del templo de Salomón…” (23:192) y el día 16 la retoma: “Y los mahometanos ahora, no sólo preservan de la ruina el templo de Salomón, sino que protegen con especial cuidado los cedros históricos del monte Líbano.” (23:204) REGRESAR

El rey Salomón, óleo de Pedro Berruguete (1450-1503)

 


Samuel Johnson

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Samuel Johnson

Actividad/ Nacionalidad: Poeta y ensayista inglés

Época: 1709-1784          

Obras citadas indirectamente: Life of Pope (La Vida de Pope)       

Comentarios: Samuel Johnson se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Samuel Smiles incluye la figura de Johnson como crítico y escribe: “Johnson says that Pope wrote his Ode on Solitude in his twelfth year, his Ode on Silence at fourteen, and his Pastorals at sixteen, though they were not published until he was twenty-one. He made his translation of the Iliad between his twenty-fifth and thirtieth year.” (1) Martí al traducir elimina la Oda al silencio y completa el nombre del personaje pues Smiles solo había usado el apellido: “Samuel Johnson dice que Pope escribió su oda a La Soledad a los doce años, y sus Pastorales a los dieciséis: de los veinticinco a los treinta, tradujo la Ilíada. (18:397) Aunque no hay referencia directa a ninguna obra de Samuel Johnson, las citas mencionadas aluden a su libro Life of Pope de donde extraemos estas oraciones: "The earliest of Pope's productions is his Ode on Solitude, written before he was twelve." (2) "He sometimes imitated the English poets, and professed to have written at fourteen, his poem upon Silence..." (3) "In the next year (1713) he published "Windsor Forest; of which part was, as he relates, written at sixteen, about the same time as his Pastorals..." (3) "... in somewhat more than five years he completed his version of the Iliad, with the notes. He began it in 1712, his twenty-fifth year, and concluded it in 1718, his thirtieth year." (4) Hay algunas referencias a Johnson en el resto de la obra martiana. En su cuaderno de apuntes número 18 aparece esta nota: “-A Johnson, a Samuel Johnson, el editor a quien propuso su “Irene” lo mandó “a cargar baúles”. (21:397) En el mismo cuaderno aparece: “En la vida no suele suceder como a Johnson: que, buscando  manzanas se encontró con un Petrarca. Lo general es que, buscando Petrarcas, nos encontremos con manzanas.” (21:400) Se refiere Martí a una anécdota de la juventud de Johnson que cuenta que buscando una manzana en su casa tropezó con un libro de Petrarca, de donde adquirió el gusto por los romances que caracterizó toda su obra. (5) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young man. Pp. 90. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Samuel Johnson 1899. Life of Pope. Macmillan And Co., Limited,. New York, p.4

(3) Samuel Johson. Idem.

(3) Samuel Johson. Ob. cit, p. 15

(4) Samuel Johson. Ob. cit, p. 22.

(5) Helen Deutsch 2005. Loving Dr. Johnson. The University of Chicago Press,  p.150

Samuel Johnson    


Samuel Smiles

Artículo: Músicos, poetas y pintores

Nombre completo: Samuel Smiles

Actividad/ Nacionalidad: Biógrafo y reformista escocés

Época: 1812-1904

Obra traducida y presentada: Life and labour Chapter III Great young men

Comentarios: En el mes de agosto de 1889 aparece en La Edad de Oro un artículo dedicado a grandes figuras de la cultura universal, anunciado por Martí desde el número de julio como: “Niños  famosos: de Samuel Smiles, con retratos" (18:300) y que en el propio número de agosto sale bajo el título de Músicos, poetas y pintores, con la siguiente sinopsis: "Anécdotas de la vida de los hombres famosos, traducidas del último libro de Samuel Smiles, con cuatro retratos: Miguel Angel, Mozart, Moliére y Robert Burns, el poeta escocés." (18:353) Este interesante artículo, de ocho páginas y cuatro láminas, fue elaborado por Martí, a partir del Capítulo III Grandes jóvenes (Great young men) del libro de Samuel Smiles Life and Labour (Vida  y Trabajo), que contiene un total de diez capítulos y que fue publicado por su autor en 1887 como continuación de una larga serie de libros de tendencia moralista. Poco sabemos de las opiniones de Martí sobre Smiles pues no hallamos referencias de este autor en el resto de la obra martiana, pero existen varios aspectos básicos que avalan su selección. Con una doctrina moralista enmarcada en la ética normativa. Samuel Smiles era una figura prestigiosa en la literatura inglesa, autor de  numerosos libros y un reconocido biógrafo. Los valores de carácter universal que se desprenden de sus biografías, unido a la alta carga de cultura universal que encierran, son aspectos que debe haber valorado Martí quien además encontró -en el plano práctico- la rigurosa recopilación de autores, ordenada por especialidad  artística y localidad geográfica, que le serviría de materia prima para su adaptación. La comparación de las versiones de Smiles y Martí (1) revela un arduo trabajo por parte del Maestro si consideramos que el capítulo inglés tiene 59 páginas y el de Martí solo 8 páginas. Como recursos de adaptación, Martí seleccionó previamente los artistas (Smiles trata unos 106 de los cuales Martí dejó solo 70), eliminó y/o adicionó datos biográficos y obras, eliminó partes del texto original, añadió sus valoraciones personales –culturales e ideológicas- saltando todos los escollos de la moral clasista y religiosa de Smiles y lo armonizó todo con su magistral pedagogía, ofreciendo una muestra del arte universal y una demostración de la capacidad del hombre desde su más temprana edad. REGRESAR


Notas: (1) Herrera, A. 1989. Análisis comparativo de Niños Famosos de Samuel Smiles y Músicos, Poetas y Pintores de José Martí. Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana, Cuba,  12: 235-247.

Samuel Smiles


San Martín      

Artículo:  Tres héroes

Nombre completo:  José Francisco de San Martín

Actividad/ Nacionalidad: Militar argentino héroe americano

Época:  1778-1850  

Obras citadas: Ninguna

Comentarios:"San Martín fue el libertador del Sur, el padre de la República Argentina, el padre de Chile. Sus padres eran españoles, y a él lo mandaron a España para que fuese militar del rey. Cuando Napoleón entró en España con su ejército, para quitarles a los españoles la libertad, los españoles todos pelearon contra Napoleón: pelearon los viejos, las mujeres, los niños; un niño valiente, un catalancito, hizo huir una noche a una compañía, disparándole tiros y mas tiros desde un rincón del monte: al niño lo encontraron muerto, muerto de hambre y de frío; pero tenía en la cara como una luz, y sonreía, como si estuviese contento. San Martín peleó muy bien en la batalla de Bailen, y lo hicieron teniente coronel. Hablaba poco: parecía de acero: miraba como un águila; nadie lo desobedecía: su caballo iba y venía por el campo de pelea, como el rayo por el aire. En cuanto supo que América peleaba por hacerse libre, vino a América: ¿que le importaba perder su carrera, si iba a cumplir con su deber?: llegó a Buenos Aires: no dijo discursos: levantó un escuadrón de caballería: en San Lorenzo fue su primera batalla: sable en mano se fue San Martín detrás de los españoles, que venían muy seguros, tocando el tambor, y se quedaron sin tambor, sin cañones y sin bandera. En los otros pueblos de América los españoles iban venciendo: a Bolívar lo había echado Morillo el cruel de Venezuela: Hidalgo estaba muerto: O'Higgins salió huyendo de Chile: pero donde estaba San Martín siguió siendo libre la América. Hay hombre así, que no pueden ver esclavitud. San Martín no podía; y se fue a libertar a Chile y al Perú. En dieciocho días cruzó con su ejército los Andes altísimos y fríos: iban los hombres como por el cielo, hambrientos, sedientos: abajo, muy abajo, los árboles parecían yerba, los torrentes rugían como leones. San Martín se encuentra al ejército español y lo deshace en la batalla de Maipú, lo derrota para siempre en la batalla de Chacabuco. Liberta a Chile. Se embarca con su tropa, y va a libertar al Perú. Pero en el Perú estaba Bolívar, y San Martín le cede la gloria. Se fue a Europa triste, y murió en brazos de su hija Mercedes. Escribió su testamento en una cuartilla de papel, como si fuera el parte de una batalla. Le habían regalado el estandarte que el conquistador Pizarro trajo hace cuatro siglos, y él le regaló el estandarte en el testamento al Perú.” (18:307-308) La obra martiana está llena de referencias a este prócer americano. En el Álbum de El Porvenir de Nueva York en 1891,  dedica un extenso artículo al General San Martín.  (8:225-233) REGRESAR

José Francisco de San Martín

 


Sarpedón       

Artículo: La Ilíada de Homero

Nombre completo: Sarpedón  

Actividad/ Nacionalidad: Héroe troyano en la mitología griega 

Época: No aplica     

Obras citadas: No aplica

Comentarios: Este personaje mitológico tiene dos apariciones en el artículo La Ilíada de Homero, artículo que aparece en La Edad de Oro en el número de julio de 1889. Primero es su descripción física: "Sarpedón, el más valiente de los reyes que vino a ayudar a Troya, el que subió al cielo en brazos del Sueño y de la Muerte: a que lo besase en la frente su padre Júpiter, cuando lo mató Patroclo de un lanzazo." [18:333] Después viene la trágica narración de su muerte:  "El gran Sarpedón le sale al camino, y con la lanza le atraviesa Patroclo las sienes." [18:334]  En La Opinión Nacional de Caracas de 1881 en su artículo sobre Olegario Andrade aparece la figura de Sarpedón en este símil: “…como en la magna fantasía homérica, besa en la frente Jove amorosísimo el bravo Sarpedón, que cruza el aire azul y silencioso, en alas del sueño amigo y de la hermosa Muerte." [8:167] Para profundizar en este personaje y otros que aparecen de La Ilíada de Homero, remitimos al interesado a la Edición Crítica de este artículo publicada por el Centro de Estudios Martianos (1) REGRESAR


Notas: (1) Centro de Estudios Martianos 2004. José Martí. La Ilíada de Homero Edición Crítica., 101 pp.

Detalle de La muerte de Sarpedón a manos de Patroclo, según Policoro, 400 AC

 


Schiller

Artículo: Músicos poetas y pintores 

Nombre completo: Friedrich Schiller       

Actividad/ Nacionalidad: Poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán          

Época: 1759-1805                               

Obras citadas directamente: Die Sendung Moses (La misión de Moisés)

Comentarios: Schiller se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “In Carlyle's Life of Schiller we find a curious account of Daniel Schubart..." (1) Martí traduce: “El inglés Carlyle habla en su Vida del Poeta Schiller de un Daniel Schubart..." (18:393) Esta es la primera mención que hacen de Schiller ambos autores. Más adelante viene la reseña de Schiller como artista, donde Smiles escribe: “Schiller's mind was passionately drawn to poetry at an early age. The story is told of his having been found one day, during a thunderstorm, perched on the branch of a tree, up which he had climbed, "to see where the lightning had come from, because it was so beautiful," This was very characteristic of the ardent and curious temperament of the boy. Schiller was inspired to poetic composition by reading Klopstock's poem; his mind was turned in the direction of sacred poetry; and by the end of his fourteenth year he had finished an epic poem entitled "Moses." (2) Martí traduce: “Schiller nació con la pasión por la poesía. Cuentan que un día de tempestad lo encontraron encaramado en un árbol adonde se había subido "para ver de dónde venía el rayo, ¡porque era tan hermoso!". Schiller leyó la Mesíada a los catorce años, y se puso a componer un poema sacro sobre Moisés.” La traducción de Martí mantiene lo esencial de la reseña con solo la mitad de las palabras de Smiles. El poema sacro mencionado se titula en alemán Die Sendung Moses que puede traducirse como La misión de Moisés. (18:396) Hay varias referencias a Schiller en el resto de la obra martiana. En la Revista Universal de México de agosto 23 de 1876 lo incluye entre los más grandes: “Es Calderón en el ingenio humano cima altísima, y allá en el cielo alto se hallan juntos, él y Shakespeare grandioso, a par de Esquilo, Schiller y el gran Goethe. Y a aquella altura: nadie más.” (6:439) En carta al Director de El Progreso de abril 29 de 1877, dice: “…la buena obra libre vale más que la obra esclava. Así escribieron Schiller y Virgilio…” (7:103) En sus Fragmentos del discurso que pronunció sobre las obras de Echegaray en el Liceo Artístico y Literario de Guanabacoa, el 21 de junio de 1879, leemos: "Vuele siempre el poeta, con alas manchadas de humanos defectos, sacúdase con celo de sus manchas, -pero si con ellas ha de volar, vuele siempre, vuele sin descanso, -buscando eternos tipos, que aún no logra, pero que ha de hallar al fin;- ¡Como aquellas de Eschylo, como aquellas de Schiller, como aquellas de Shakespeare!" (15:106) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp.80. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Samuel Smiles. Ob. cit  p. 86

Friedrich Schiller 


Scott

Artículo: Músicos poetas y pintores   

Nombre completo: Sir Walter Scott   

Actividad/ Nacionalidad: Escritor, poeta y editor inglés        

Época: 1771-1832     

Obras citadas directamente: Minstrelsy of the Scottish Border (Cancionero de Escocia)/ Waverley           

Comentarios: Scott se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, la primera vez que se menciona a Scott es durante la reseña de Byron, cuando Smiles dice: “At twenty-five," said Macaulay, “he found himself on the highest pinnacle of literary fame, with Scott, Wordsworth, Southey, and a crowd of other distinguished writers at his feet.” Martí traduce textualmente: “A los veinticinco años", dice Macaulay, "se vio a Byron en la cima de la gloria literaria, con todos los ingleses famosos de la época a sus pies. Byron era ya más célebre que Scott, Wordsworth y Southey.” Más adelante vendrá la reseña biográfica de Scott que en la versión inglesa dice: "Scott was anything but a precocious boy. He was pronounced a Greek blockhead by his schoolmaster. Late in life, he said of himself that he had been an incorrigibly idle imp at school. But he was healthy, and eager in all boyish sports. His true genius early displayed itself in his love for old ballads and his extraordinary gift for storytelling. When Walter Scott's father found that the boy had on one occasion been wandering about the country with his friend Clark, resting at intervals in the cottages, and gathering all sorts of odd experience of life, he said to him, "I greatly doubt, sir, you were born for nae better than a gangrel scrape-gut."Of his gift for story-telling when a boy, Scott himself gives the following account: "In the winter play-hours, when hard exercise was impossible, my tales used to assemble an admiring audience round Lucky Brown´s fireside, and happy was he that could sit next to the inexhaustible narrator." Thus the boy was the forerunner of the man, and his novels were afterwards received by the world with as much delight as his stories had been received by his schoolfellows at Lucky Brown's. "Two boys," says Carlyle, "were once of a class in the Edinburgh Grammar School: John, ever trim, precise, and dux; Walter, ever slovenly, confused, and dolt. In due time, John became Bailie John of Hunter Square, and Walter became Sir Walter Scott of the Universe." Carlyle pithily says that the quickest and completest of all vegetables is the cabbage. The growth of Scott's powers was comparatively slow. He had reached his thirtieth year before he had done anything decisively pointing towards literature. He was thirty one when the first volume of his Minstrelsy of the Scottish Border was published; and he had reached forty-three when he published his first volume of Waverly, though it had been partly written, and then laid aside, nine years before. Nor was Burns, though as fond as Scott of old ballads, by any means precocious; but, like him, he had strong health and a vigorous animal nature. Yet at eighteen or nineteen, as he himself informs us, the marvelous ploughboy' had sketched the outlines of a tragedy. Martí traduce: “Walter Scott tampoco fue precoz de niño. Su maestro dijo que no tenía cabeza para el griego, y él mismo cuenta que fue de muchacho muy travieso y holgazán; pero gozaba de mucha salud, y era gran amigo de los juegos de su edad. En lo primero en que se le vio el genio fue en su gusto por las baladas antiguas, y en su facilidad extraordinaria para inventar historias. Cuando su padre supo que había estado vagando por el país con su camarada Clark, metiéndose por todas partes, y posando en las casas de los campesinos, le dijo: -"¡Dudo mucho, señor, de que sirva Ud. más que para cola de caballo!". De su facilidad para los cuentos, el mismo Scott dice que en las horas de ocio de los inviernos, cuando no tenían modo de estar al aire libre, mantenía muchas horas maravillados con sus narraciones a sus compañeros de escuela, que se peleaban por sentarse cerca del que les decía aquellas historias lindas que no acababan nunca. Dice Carlyle que en una clase de la escuela de gramática de Edimburgo había dos muchachos: "John, siempre hecho un brinquillo, correcto y ducal; Walter, siempre desarreglado, borrico y tartamudo. Con el correr de los años, John llegó a ser el regidor John, de un barrio infeliz, y Walter fue Sir Walter Scott, de todo el universo". Dice Carlyle, con mucho seso, que la legumbre más precoz y completa es la col. A los treinta años no se podía decir de seguro que Scott tuviera genio para la literatura. A los treinta y uno publicó su primer tomo del Cancionero de Escocia, y no imprimió su novela Waverley hasta los cuarenta y tres, aunque la tenía escrita nueve años antes." (18:400) Hay algunas referencias a Scott en la obra martiana. En su sección periodística de La Opinión Nacional el 13 de mano de 1882 comenta la obra del escritor Berthold Auerbach y dice: “Hay novelas, como las de…[…]… Walter Scott, que son encantadores libros de historia: con leerlos sí que no desperdiciamos nuestro tiempo.” (23:234) En carta a  Miguel Tedín de Nueva York el 17 de octubre 1889, emplea una frase que muestra su afinidad con el poeta inglés: “…la hermosura de Escocia, que es pueblo de los de mi molde, y cría a la vez el puente de York, y Scott y Burns.” (7:396) En su artículo Los cubanos de Jamaica y los revolucionarios de Haití, de Patria el 31 de marzo de 1894 utiliza una frase de Scott: -“Ningún tirador bueno -dijo Walter Scott- pierde en cuervos la pólvora”. (3:106) La Biblioteca de la Universidad de Edimburgo tiene un Sitio Web dedicado a Sir Walter Scott. REGRESAR


Notas: (1)  Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 94. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

Sir Walter Scott   


Sepúlveda       

Artículo: El Padre Las Casas

Nombre completo:  Juan Ginés de Sepúlveda

Actividad/ Nacionalidad:  Filósofo, jurista e historiador español

Época:  1490-1573    

Obras citadas:  Democrates alter de justis belli causis apud Indios/ Un segundo Demócrito o tratado sobre las justas causas de la guerra contra los indios

Comentarios: Este siniestro personaje aparece en tres momentos de El Padre Las Casas, en claro enfrentamiento a las posiciones de Las Casas. En la primera aparición leemos: "Si Sepúlveda, que era el maestro del rey Felipe, defendía en sus ‘Conclusiones” el derecho de la corona a repartir como siervos, y a dar muerte a los indios, porque no eran cristianos, a Sepúlveda le decía que no tenían culpa de estar sin la cristiandad los que no sabían que hubiera Cristo, ni conocían las lenguas en que de Cristo se hablaba, ni tenían más noticia de Cristo que la que les habían llevado los arcabuces.(18:444) El documento al que se refiere Martí es el conocido Tratado sobre las justas causas de la guerra contra los indios donde Juan Ginés de Sepúlveda justifica la guerra de los europeos como una actividad legítima. Más adelante Martí nos enfrenta a la disputa directa entre Las casas y Sepúlveda: "Y a Sepúlveda, que ya era confesor de Felipe II, le decía: “Tú eres disputador famoso, y te llaman el Livio de España por tus historias; pero yo no tengo miedo al elocuente que habla contra su corazón, y que defiende la maldad, y te desafío a que me pruebes en plática abierta que los indios son malhechores y demonios, cuando son claros y buenos como la luz del día, e inofensivos y sencillos como las mariposas.” Y duró cinco días la plática con Sepúlveda. Sepúlveda empezó con desdén, y acabó turbado. El clérigo lo oía con la cabeza baja y los labios temblorosos, y se le veía hincharse la frente. En cuanto Sepúlveda se sentaba satisfecho, como el que hincó el alfiler donde quiso, se ponía el clérigo en pie, magnífico, regañón, confuso, apresurado. “(18:445) El papel de Sepúlveda es reforzado en su última aparición: "El rey le daba audiencia, y hacia como que le tomaba consejo; pero luego entraba Sepúlveda, con sus pies blandos y sus ojos de zorra, a traer los recados de los que mandaban los galeones, y lo que se hacía de verdad era lo que decía Sepúlveda" (18:447) No hemos hallado otras referencias sobre el siniestro personaje en el resto de la obra martiana. REGRESAR

Juan Ginés de Sepúlveda

 


Shakespeare

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: William Shakespeare

Actividad/ Nacionalidad: Dramaturgo y poeta inglés

Época: 1564-1616

Obras citadas directamente: Venus y Adonis

Comentarios: Shakespeare se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “So far as is known, Shakespeare wrote his first poem, Venus and Adonis- of which he speaks as "the first heir of my invention" -in his twenty-eighth year; he began writing his plays about the same time, and he probably continued to write them until shortly before his death, in his fifty-second year.” (1) Martí sintetiza y traduce: “El mismo Shakespeare llama "primogénito de su invención" al poema Venus y Adonis, que compuso a los veintiocho años.”(18:397) El vínculo de Martí con el poeta inglés empieza temprano, pues en 1866, trabaja en la traducción de Hamlet de Shakespeare, según leemos en sus fragmentos: "Allá 16 años hace, cuando tenía yo 13, revolvía con cierto desembarazo The American popular lessons, -e intenté la traducción del Hamlet. Como no pude pasar de la escena de los sepultureros, y creía yo entonces indigno de un gran genio que hablara de ratones, -me contenté con el incestuoso “A Mystery” de Lord Byron." (22:285)  La obra martiana está llena de referencias a Shakespeare. Se mencionan sus obras: Todo está bien si termina bien (22:224), Julio César (9:57), Macbeth (10:145; 15:234,239), Como gustéis (23:126), Romeo y Julieta (15:43,45; 21:110), Ricardo III (14:156), Otelo (5:206; 6:418; 8:395; 9:102; 11:376; 14:428; 21:327) y Hamlet (6:449; 8:439; 9:103,118,234; 10:125,131; 11:376; 15:234,239; 16:166; 18:105; 21:114,115; 22:42,285; 25:344). Hay alusiones a los personajes principales de estas obras: Banquo (10:411) y Macbeth (9:116; 10:108; 15:233, 238; 16:316) de Macbeth, Beatriz (23:126) y Rosalinda (12:147) de Como gustéis, Bertram de Todo está bien si termina bien (22:224), Ricardo III (9:102) y Rey Lear (9:116, 396; 13:432; 23:63) de los dramas respectivos de igual nombre, Ofelia (6:300,325,429; 8:160; 9:119; 11:351; 15:43; 22:42, 288) y Hamlet (6:325, 429; 9:112,114,115,119,139; 10:440; 14:276; 15:41; 17:174; 21:418; 22: 280) de Hamlet, Desdémona (9:19; 23:21), Michael Cassio (9:116), Yago (9:115, 117; 10:29; 11:426,468), Edelmira (6:418) y Otelo (9:103,117,118; 11:376; 12:460; 23:21, 63) de Otelo, Montesco (15:269), Romeo (9:118,125; 15:51; 19:345, 21:216; 23:63,90) y Julieta (8:156,205; 9:125; 15:51; 21:216; 22:269; 23:90) de Romeo y Julieta. Algunos personajes devienen en símbolos humanos de virtudes y defectos esenciales: Yago “…falso, envidioso, zorro villano...” (9:117) “…hijo siniestro de la mente insondable de Shakespeare…” (9:115); “…la triste Ofelia…” (8:160) “…rubia y pálida…” (6:325); "Hamlet fiero y doliente..." (6:325) “…amargo, vaporoso, filial, vengador, humano…” (10:131); Desdémona “… desdichadísima…” (9:117), Macbeth “ansioso” (10:108), “sombrío” (15:238), el Rey Lear “noble, generoso e infeliz…” (13:432), “…el desventurado Otelo…[…]…nobilísimo espíritu, traído a crimen por deficiencias de educación y arterías de traidor…” (9:11) o Julieta y Romeo, “…tipos imperecederos y reales de aquel combate de amor y de familias…” (15:51) En sus cuadernos de apuntes 18 y 20, aparecen, respectivamente, frases tomadas de Ricardo III (21:379) y de Rey Lear (21:461), mientras que en uno de sus Fragmentos hay una frase tomada de Todo está bien si termina bien. (22:224) Las valoraciones sobre Shakespeare son múltiples. En la Revista Universal de México de septiembre 2 de 1875 en su definición de poesía incluye a Shakespeare entre “…los ángeles rebeldes…” cuya poesía expresa “… inconformidades fieras con estrecheces irremediables de la vida…” propia de aquellos que pasan “…la vida, como arrancándose la carne que los envuelve y aprisiona…” (6:318) En sus Fragmentos, leemos: “Los versos de Shakespeare parecen león que se pliega, monumento que se levanta, copa de árbol que se mece, y de súbito, rosa que se abren. Es como si se fuera por la naturaleza, cambiando a cada momento de paisaje.” (22:308) En una de sus Escenas Norteamericanas desde La Opinión Nacional de Caracas del 26 de noviembre de 1881, ofrece una de sus más amplias valoraciones del poeta inglés: “Shakespeare es uno. Rompió todos los moldes de la tragedia, y ajustó las suyas a un molde nuevo: el corazón humano. Debió ser su espíritu como seno de montaña, en que la rica veta de ónix se une al carbón negro. De singular bondad no hay huella en sus obras; mas sí las hay de no igualado poder de examen de la combatida mente, y los voraces y ciegos afectos humanos. Fue como si un hombre, víctima anterior de todas las enfermedades, se sentase en la altísima cúspide a dar la ley de todos. Abunda más en lo divino satánico que en lo divino celeste. Echó a andar por la tierra criaturas tremendas; mas no creó una gran figura llorosa, afligida de amor sobrehumano, perdonadora. A Shakespeare van los anglos a buscar aguas de inspiración como a inexhausta fuente, y como a Grecia y Roma vamos nosotros. De sus maravillas casuales, y de los caprichos de su exuberante genio, rico en creaciones como la atmósfera en celajes, han hecho los comentadores maravillas intencionales; y partos de mente laboriosa, allí donde no hubo más que una colosal y deslumbradora florescencia. Fue una selva, con todos los ruidos, luces lúgubres, castos matices, penetrantes aires, y fantasías enfermizas de la noche. Faltóle paz de alma, que es el fulgor del día. Mas no hubiera habido con ella este poeta dramático, que es montaña humana.” (9:116) En la Revista Universal de México de agosto 23 de 1876 había declarado su juicio sobre los grandes: “Es Calderón en el ingenio humano cima altísima, y allá en el cielo alto se hallan juntos, él y Shakespeare grandioso, a par de Esquilo, Schiller y el gran Goethe. Y a aquella altura: nadie más.” (6:439) REGRESAR


 Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 89. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

William Shakespeare

Portada de la edición facsimilar

de Venus y Adonis de 1593


Shelley

Artículo: Músicos poetas y pintores 

Nombre completo: Percy Bysshe Shelley       

Actividad/ Nacionalidad: Poeta inglés 

Época: 1792-1822       

Obra citada directamente: Reina Mab       

Obra citada indirectamente: Peter Bell the Third     

Comentarios: Shelley se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “Shelley was another "bright particular star" of the same epoch. He was precocious in a remarkable degree. When a schoolboy at Eton, and only fifteen years of age, he composed and published a complete romance, out of the proceeds of which he gave a "spread" to his friends. He was early known as "mad Shelley” or "the atheist." At eighteen he published his Queen Mab, to which Leigh Hunt affixed the atheistical notes; at nineteen, he was expelled from University College, Oxford, for his defence of atheism; and between then and his thirtieth year, when he was accidentally drowned, he produced his wonderful series of poems. He was subject to the strangest illusions, and full of eccentricities. At college he was considered to be "cracked." Yet his intelligence was quick and subtle; every fibre of his fragile frame thrilled with sensitiveness; and the productions of his fertile genius were full of musical wildness and imagination, perhaps more than any poems that have ever been written, either before or since his time.” (1) Martí traduce: “Shelley sí fue precocísimo. Cuando estudiaba en Eton, a los quince años publicó una novela y dio un banquete a sus amigos con la ganancia de la venta. Era tan original y rebelde que todos le decían "el ateo Shelley", o "el loco Shelley". A los dieciocho publicó su poema de la Reina Mab, y a los diecinueve lo echaron del colegio por el atrevimiento con que defendió sus doctrinas religiosas; a los treinta años murió ahogado, con un tomo de versos de Keats en el bolsillo. Maravillosa es la poesía de Shelley por la música del verso, la elegancia de la construcción y la profundidad de las ideas. Era un manojo de nervios siempre vibrantes, y tenía tales ilusiones y rarezas que sus condiscípulos lo tenían por destornillado; pero su inteligencia fue vivísima y sutil, su cuerpo frágil se estremecía con las más delicadas emociones, y sus versos son de incomparable hermosura.” (18:398) Martí deja solo 153 palabras de las 183 de Smiles. Su traducción, si bien contiene los elementos esenciales del original, está imbuida indiscutiblemente de la admiración que siente por el personaje y el conocimiento de su obra. Hay cambios sencillos como la eliminación de partes del texto, la referencia al poeta y escritor inglés James Henry Leigh Hunt y la Universidad de Oxford, pero hay otros más profundos. Por ejemplo, Smiles simplemente narra los apelativos que recibía Shelley de “ateo” y “loco”, Martí  nos aclara que  le llamaban así por ser “tan original y rebelde”. Smiles explica que Shelley fue expulsado por la defensa de su ateísmo y Martí lo cambia “por el atrevimiento con que defendió sus doctrinas religiosas”. Ambos autores narran la muerte accidental de Shelley ahogado, a lo cual por Martí añade: “con un tomo de versos de Keats en el bolsillo.” La parte final de la reseña es una hermosa tradución libre y vibrante que poco tiene que ver con el tono didáctico y moralizante que caracteriza a Smiles, si bien toma de él los elementos básicos. Más adelante se menciona a Shelley durante la reseña de Byron como una referencia generacional, frase que Martí traduce. Posteriormente Smiles vuelve a mencionar a Shelley cuando dice “Though Shelley sarcastically said of Wordsworth that "he had no more imagination than a pint-pot," he was, nevertheless, like Shakespeare, a poet for all time. He showed none of the precocity which distinguished Shelley, but grew slowly and solidly, like an oak, until he reached his full stature." (2) Martí traduce: “Shelley dice de Wordsworth que "no tenía más imaginación que un cacharro", lo que no quita que sea Wordsworth un poeta inmortal. No fue precoz como Shelley; pero creció despacio y con firmeza, como un roble, hasta que llegó a su majestuosa altura." (18:400) Este comentario se refiere al Verso XVIII de la Parte Cuarta del poema de Shelley titulado Peter Bell the Third, escrito en 1819, en Florencia, como parodia del poema de Wordsworth Peter Bell de 1798. El verso en cuestión dice: “He had as much imagination/ As a pint-pot;—he never could/ Fancy another situation,/ From which to dart his contemplation,/ Than that wherein he stood.” (3) Hay varias referencias a este poeta en la obra martiana. En sus notas periodísticas desde La Opinión Nacional el 24 de enero de 1882 aparecen sus valoraciones del poeta Shelley: “Pocos nombres hay tan notorios en la moderna literatura inglesa como el del triste Shelley …” (23:168) REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 91-92. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Samuel Smiles ob. cit., p. 94

(3) Percy Bysshe Shelley Peter Bell the Third

Percy Bysshe Shelley 

 


Sheridan

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Richard Brinsley  Sheridan

Actividad/ Nacionalidad: Dramaturgo y director de teatro inglés

Época: 1751-1816

Obra citada directamente: School for Scandal (Escuela del Escándalo)

Comentarios: Sheridan se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribió: "...while Sheridan crowned his reputation for dramatic genius by bringing out his perennially interesting School for Scandal at twenty-six." (1) Martí traduce: “A Sheridan lo llamaba su maestro "burro incorregible"; pero a los veintiséis años había escrito su Escuela del Escándalo.” (18:394). Este calificativo un tanto  humorístico de "burro incorregible" es creado por Martí a partir del texto que aparece en el Capítulo IV Grandes adultos en el propio libro de Samuel Smiles donde aparece escrito: "Even the brilliant Sheridan, when taken by his mother to a schoolmaster, was pronounced by her to be one of the most impenetrable dunces she had ever met with." (2) Al parecer, toda la información que Martí manejó sobre Sheridan fue tomada de Life and labour de Samuel Smiles pues no hemos hallado otras referencias a este personaje en la obra martiana. Sheridan, sagaz crítico de costumbres, es considerado el padre de la comedia irónica inglesa y su obra teatral en cinco actos La escuela del escándalo -que menciona Martí- ha ganado un merecido lugar en el repertorio del teatro universal por su aguda crítica a la maledicencia y la hipocresía, defectos humanos universales. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 89. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Samuel Smiles 1931. Ob. cit., Chapter IV. Great old men, pp 144.   

 Richard Brinsley Sheridan


Shumarkoff

Artículo: Cuentos de elefantes 

Nombre completo: Shumachoff

Actividad/ Nacionalidad: Cazador tungusiano            

Época: 1799-                 

Obras citadas directamente: Ninguna

Comentarios: Este personaje se menciona en Cuentos de elefantes, cuando Martí dice: "Alli se estuvieron en los hielos duros de Siberia, hasta que un día iba un pescador por la orilla del río Lena, donde de un lado es de arena la orilla, y de otro es de capas de hielo, echadas una encima de otra como las hojas de un pastel, y tan perfectas que parecen cosa de hombre esas leguas de capas. Y el pescador iba cantando un cantar, en su vestido de piel, asombrado de la mucha luz, como si estuviese de fiesta en el aire un sol joven. El aire chispeaba. Se oían estallidos, como en el bosque nuevo cuando se abre una flor. De las lomas corría, brillante y pura, un agua nunca vista. Era que se estaban deshaciendo los hielos. Y alli, delante del pobre Shumarkoff, salían del monte helado los colmillos gruesos como troncos de árboles, de un animal velludo, enorme, negro. Como vivo estaba, y en el hielo transparente se le veía el cuerpo asombroso. Cinco años tardó el hielo en derretirse alrededor de él, hasta que todo se deshizo, y el elefante cayó rodando a la oriIla, con ruido de trueno. Con otros pescadores vino Shumarkoff a llevarse los colmillos, de tres varas de largo. Y los perros hambrientos le comieron la carne, que estaba fresca todavía, y blanda como carne nueva: de noche, en la oscuridad, de cien perros a la vez se oía el roer de los dientes, el gruñido de gusto, el ruido de las lenguas. Veinte hombres a la vez no podían levantar la piel crinuda, en la que era de a vara cada crin. Y nadie ha de decir que no es verdad, porque en el museo de San Petersburgo están todos los huesos, menos uno que se perdió; y un puñado de la lana amarillosa que tenía sobre el cuello. De entonces acá, los pescadores de Siberia han sacado de los hielos como dos mil colmillos de mamut. (18:486-487) No hemos hallado otras referencias a este personaje en la obra martiana. REGRESAR

 


Southey

Artículo: Músicos poetas y pintores

Nombre completo: Robert Southey

Actividad/ Nacionalidad: Poeta y escritor inglés

Época: 1774-1843

Obra citada indirectamente:  The Doctor

Comentarios: Southey se cita dos veces en el artículo Músicos poetas y pintores. Al inicio del artículo Martí, traduciendo la misma idea de Smiles,  escribe: “Bien dijo el poeta Southey, que los primeros veinte años de la vida son los que tienen más poder en el carácter del hombre.” (18:390) En la versión de Great young man de Samuel Smiles aparece: “Southey says, “Live  as long as you may, the first twenty years are the longest half of your life; they appear so while they are passing; they seem to have been so when we look back upon them; and they take up more room in our memory than all the years that succeed them." (1) Como vemos, Martí toma solo la primera parte del aforismo de Southey, que Smiles pone completo y  expresa la idea de una forma más sintética. Este y otros aforismos de Southey aparecen en la edición de El Doctor (The Doctor) de 1834. Southey se menciona por segunda vez en Músicos poetas y pintores al referirse a Byron: "Byron era ya más célebre que Scott, Wordsworth, y Southey." (18:399). No hemos hallado referencias a este poeta en el resto de la obra martiana. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931 Chapter III. Great young men. Pp. 74. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp

Robert Southey


Spencer

Artículo: Músicos poetas y pintores 

Nombre completo: Edmundo Spenser    

Actividad/ Nacionalidad: Escritor inglés            

Época: 1552-1599                        

Obras citadas directamente: Faery Queen (La Reina Encantada)

Comentarios: Spencer se menciona en La Edad de Oro en Músicos, poetas y pintores, artículo martiano que constituye una adaptación del Capítulo III Great young men del libro Life and Labour que publicó el escocés Samuel Smiles en 1887. En Great young men, Smiles escribe: “Of English poets, perhaps the very greatest were not precocious, though many gave early indications of genius. We know very little of the youth of Chaucer, Shakespeare, or Spenser, and very little even of their manhood.” (1) Martí traduce: “Entre los poetas ingleses de la antigüedad hubo muy pocos precoces. Se sabe poco de Chaucer, Shakespeare y Spenser” (18:397) Más adelante Smiles vuelve a mencionar al personaje: “Spenser published his first poem, The Shepherd's Calendar, at twenty-six…” (2) pero Martí no lo traduce. Finalmente, durante la reseña de Keats aparece de nuevo la figura de Spenser cuando Smiles dice: “… when the perusal of Spenser´s Faëry Queen set his mind on fire, and reading and writing poetry became the chief employment of his short existence.” (3) En una encantadora descripción, Martí traduce: “...no pareció revelársele la vocación hasta que leyó a los dieciséis años la Reina Encantada de Spenser: desde entonces sólo vivió para los versos.” (18:398) No hemos hallado otras referencias a este artista en la obra martiana. REGRESAR


Notas: (1) Samuel Smiles 1931. Chapter III. Great young men. Pp. 89. En: Life and Labour or Characteristics of Men of Industry, Culture and Genius, London John Murray, 384 pp.

(2) Samuel Smiles ob cit., p. 89

(3) Samuel Smiles ob cit., p. 91

Edmundo Spenser  


Stanley         

Artículo: Cuentos de elefantes         

Nombre completo: Sir Henry Morton Stanley         

Actividad/ Nacionalidad: Explorador y periodista francés 

Época: 1841-1904     

Obras citadas: Ninguna         

Comentarios: En Cuentos de elefantes, como parte de su actualidad noticiosa de la región africana leemos: “…Stanley está allá ahora, viendo cómo comercia, y salva del Mahdí, al gobernador Emin Pacha.” (18:486) Hay varias referencias a Stanley en la obra martiana.  En una de sus Escenas Europeas desde La Opinión Nacional de Caracas del 17 de noviembre de 1881 leemos:  “…en el corazón de África ha estado a punto de morir el explorador infatigable que ha arrancado al colosal continente sus secretos. A orillas del río Congo yació el mes de julio, en riesgo de muerte, Enrique Stanley. Mas sus recios músculos, aflojados por la enfermedad, han recobrado ya su temple de acero; y seguido de sus compañeros europeos y de su cohorte de ágiles africanos, anda ahora con su rifle al hombro y sus botas de cuero caminos de leones y montañas de águilas. Cerca de él, el rey Dahomey, en su palacio coronado de cráneos y guardado por amazonas, prepara, después de su victoria en una guerra a garra y a diente, un cruento sacrificio:-caerán sobre la plaza de su corte de cañas y palmeras, segadas por el hierro, las cabezas de los prisioneros del combate…” (14: 135) En La Opinión Nacional, del 20 de abril de 1882, se refiere a Stanley entre los célebres exploradores modernos de países desconocidos (23:269). En una de sus Escenas Norteamericanas desde La Nación de Buenos Aires del 26 de diciembre de 1890, reseña la recepción de Stanley en Estados Unidos con estas palabras: “En un palco de escena, sentada entre flores, estaba la enérgica esposa que quiere ir con Stanley a África. Era la fiesta de Nueva York a Stanley. Cuando entró en el escenario el hombre recio, el noticiero de hace veinte años, y hoy imperioso, rotundo y de frac, con el bigote de cepillo y la melena de nieve, iban detrás de él los trescientos magnates. Se vino el teatro abajo. Depew lo presentó, el Depew de las frases felices. Por la sencillez de su exposición, realza los méritos de Stanley. El sabe que se ha de ser moderado en el lenguaje como en la virtud. Sí: “Los grandes  acontecimientos del mundo son las conquistas de Alejandro, los viajes de Marco Polo, los descubrimientos de Colón y las exploraciones de Stanley.” Sí: “Stanley halló a Livingstone, fundó un Estado libre en el corazón de la esclavitud, cruzó el África, puso en mapa sus aguas misteriosas, sus lagos y sus ríos, descubrió las fuentes del Nilo, el problema de las edades, salvó a Emin, amenazado de la muerte...” (12:479) “Y Stanley habló luego con una voz que no se oía, rápida y opaca; que no se oía desde lejos. Pero de cerca, era como ir de la mano, sangrando, tajando, voleando: cayendo, por aquella floresta abrumadora de parásitas y de lianas, donde los ojos no ven nunca el cielo ni hallan loa pies la tierra firme; por aquellas barrancas erizadas de flechas barbudas, y lanzas de veneno; por aquel país de enanos mentirosos, apasionados y vivaces; por aquellas planicies florecidas desde donde se ven, arrebujadas en las nubes, las montañas solemnes de la luna. Y como la montaña era el estilo, con luz de nieve al sol, y formidables estribos y espolones. ¿Se está oyendo a un noticiero de periódicos, a un aventurero despótico y feliz, a un fatalista fanático, o a un poeta épico? ¡Cómo no ha de encantar, si cuenta sencillamente lo que ha visto? ¡Hay quien se empeña en pintar el cielo de azul! ¡Esos son los modelos de lenguaje, las narraciones sinceras! Con lo mejor de la mano del hombre pueden ponerse las líneas, intensas y terribles, en que cuenta Stanley la muerte violenta de su cruel teniente Barthelot. Cuenta en presente, como quien vuelve a ver; y eso redobla el interés de la narración, y su hermosura literaria. Ni le mueve el corazón la desdicha del salvaje sorprendido en el imperio, batallador y venturoso, de su naturaleza, la desdicha nativa que arrancaba lágrimas a Gordon; ni piensa en los diversos estados de los pueblos, salvajes todos, y todos nómadas y feroces, a su venida al mundo; ni ve más en el África que la tierra que le pertenece, a él, hombre divino, por su derecho de conquista y la fortuna fatal de su persona, que viene hecha del cielo, y ha de llegarle al hombre, bien la espere cobarde, bien le salga al paso. Pero se ve, cuando habla, la agonía de la marcha, el abejeo del campamento, el tronco secular que cae envuelto en sus festones. El cielo húmedo y pavoroso. Y el hombre duro y egoísta.” (12:480) En otra de sus Escenas Norteamericanas desde La Nación de Buenos Aires del 13 de enero de 1891 dice:  “…Stanley, que aún no sale de banquetes, con los cómplices en la conquista, brutal y mercenaria, de la floresta negra…” (12:485) En su cuaderno de apuntes número 18 hay una nota –acompañada de dos recortes de periódicos sobre las tribus africanas- que dice: “It is always the fashion in Africa, among the Manuema tribe, to celebrate the dawn with music” Stanley.” (21: 379) REGRESAR

Sir Henry Morton Stanley


Página Web confeccionada por Alejandro Herrera Moreno de la Fundación Cultural Enrique Loynaz/Contáctenos

Última actualización: Marzo 1, 2017, Santo Domingo, República Dominicana